El castillo de Picasso, abierto al publico

Castillo de Picasso, en Vauvenargues, Francia

Entre los meses de junio a septiembre, será posible visitar y conocer por dentro el palacio en que Pablo Picasso vivió una breve, pero importante, parte de su vida, entre 1959 y 1961. Se trata de un castillo medieval en Vauvenargues, una localidad cercana a Aix en Provence.

Durante más de veinte años, el lugar estuvo abandonado, pero afortunadamente se recuperó el interés por él y ahora es posible, al menos durante unos meses, acceder al invaluable patrimonio que guarda en su interior. Esto ha sido gracias a Catherine Hutin, heredera de la propiedad, quien invirtió cinco millones de euros en la restauración.

Por cierto, un lugar muy especial dentro de este castillo es un jardín circular cubierto de césped, en donde se encuentra la Femme au vase, una escultura de bronce que señala el sitio en que fueron enterrados Picasso y su última mujer, Jacqueline. En el interior, es posible visitar algunas habitaciones, las más importantes y representativas de la vida de Picasso. Están abiertos al público el comedor, el dormitorio, el baño y el atelier.

El castillo del siglo XIV fue adquirido por el pintor español en 1958, junto con las dos torres, en un momento en que estaba vacío por completo. Es por eso que todo lo que puede verse allí fue fruto de la inventiva de quienes lo habitaron desde entonces: los cuadros de Matisse, aunque ya no están allí, fueron emblemáticas.

Creaciones de Picasso pueden verse algunas, sencillas y cotidianas, pero no por ello menos destacables. El cabecero de la cama con rayas verdes y amarillas, en alusión a la bandera catalana; una alfombra negra y roja ubicada a los pies. También se encuentra en el comedor un mueble bufet que pintó en varias ocasiones con óleo, y que al parecer era un objeto que le resultaba muy preciado. De hecho, con su estilo Enrique II y sus arabescos, era el único mueble llamativo de la casa.

Foto Vía: Baralabia

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Provenza - Costa Azul


Deja tu comentario