Viaje por el este de Francia

En el centro de Estrasburgo

En varias ocasiones os hemos hablado de como la gran extensión del país galo permite realizar toda una serie de rutas y recorridos en los que disfrutar de diversos entornos y parajes.

En el día de hoy os vamos a hablar de un viaje por la zona más oriental de Francia y que nos llevará por Nancy, Metz, Estrasburgo y Mulhouse descubriendo auténticos monumentos naturales, arquitectónicos y un amplio programa cultural. Eso sí, para hacerlo, reservar al menos una semana, para poder disfrutar de todo lo que ofrecen estos territorios.

Empezaremos por Metz, una ciudad en la que el paseante puede remontarse a la época medieval a través de plazas, parques y paseos por las orillas del Mosela y del Seille. Su barrio imperial aspira actualmente a convertirse en Patrimonio Mundial de la UNESCO, así que no os lo podéis perder, así como el Centro Pompidou, que recientemente ha abierto una sede allí. Previamente habían desembarcado alguna de las tiendas más distinguidas del país, como las Galerías Lafayette o Printemps.

Nuestro recorrido continuará hacia Nancy, que es famosa en el mundo entero por su plaza Stanislas, una de las plazas más bellas del siglo XVIII del mundo, totalmente peatonal y recientemente renovada. La cultura es importante en esta ciudad, que cuenta con seis museos, entre los que destaca la Escuela de Nancy. Merece la pena dejarse envolver por el ambiente de la ciudad y recorrer los parques y jardines y los mercados tradicionales, en los que adquirir los famosos macarons.

Estrasburgo es nuestra siguiente parada y una ciudad que cuenta con un centro histórico que ya está incluido en el Patrimonio mundial de la UNESCO. La catedral de Notre-Dame, con su reloj astronómico, las típicas casas y canales.

El Museo Alsaciano (recoge las tradiciones de la vida rural de Alsacia) o el barrio de las instituciones europeas son los lugares de visita obligada. Lo mismo ocurre con las brasseries y los winstubs, típicos restaurantes de la zona, que merecen ser conocidos.

Y, si tenéis la suerte de visitar esta ciudad durante la época navideña no os olvidéis pasaros por el Christkindelsmärik, el mercado de Navidad más antiguo de Francia. Se celebra cada año desde 1570 a partir del último sábado del mes de noviembre hasta Navidad y se extiende por varias calles y plazas del centro de la ciudad.

Mulhouse será la última parada en nuestro trayecto. La ciudad cuenta con una gran cantidad de museos: la Ciudad del Automóvil, la Ciudad del Tren, el Museo de la Impresión sobre Tejidos, el Ecomuseo, el Museo del Papel Pintado, el Ecomuseo, el Museo EDF Electropolis, el Bioscope (parque de ocio dedicado al Hombre y a su Entorno).

La plaza de la Reunión en Mulhouse

La Plaza de la Reunión en Mulhouse

Y para pasear nada como los parques y jardines (mención especial merece el parque zoológico y botánico) y el centro histórico, con las fachadas coloreadas de la plaza de la Reunión, el Ayuntamiento estilo renacentista renano y las vidrieras de Saint-Etienne.

Imprimir

Etiquetas: , , , ,

Categorias: Recorridos turisticos


Deja tu comentario