Arquitectura de Dieppe, entre el mar y la leyenda

Las Torretas

La Alta Normandía es una de las más bellas e históricas regiones de Francia; sus costas llevan nombres tan fantásticos como “la costa de alabastro” o “la costa de ópalo”. Precisamente al oeste de esta región se encuentra la ciudad de Dieppe, con el puerto de mariscos más importante de Francia y un activo intercambio comercial, de pasajeros y deportivo con otros puertos inclusive el de Newhaven en Inglaterra.

La tradición marinera de Dieppe es muy antigua; ya en el siglo XIV sus navegantes habían fundado puertos comerciales en lugares tan lejanos como el actual Senegal.  El puerto comercial de Dieppe era el punto de llegada y partida de embarcaciones cargadas con exóticos productos provenientes del sur de África, Brasil y el Caribe y sus corsarios eran reconocidos y temidos en todo el mundo marino.

En 1694, en represalia por las actividades de Jehan Anglo, la ciudad fue destruida y se reconstruyó a comienzos del siglo XVIII con una arquitectura uniforme según los planes de Vauban y De Ventabren.

Para saberlo todo acerca de esta historia, lo mejor es recorrer sus monumentos históricos. Comencemos por la iglesia Saint-Jacques, que se comenzó a construir en 1283 sobre una pequeña capilla dedicada a Sainte Catherine. Lleva este nombre porque está ubicada en el Camino de Santiago por mar. Fue terminada a fines del siglo XVI y es una excelente muestra de la evolución de los estilos a lo largo de cuatro siglos, desde el gótico hasta el gótico flamígero.

Su decoración es en parte extravagante; la escultura de Santiago es del siglo XIX. Uno de sus puntos focales es la pared del Tesoro, con un friso llamado “de los indios”, realizado en 1530, que representa los pueblos originarios de África, Asia y América encontrados por los navegantes. Se sabe que el exterior estaba totalmente cubierto de esculturas y decorados que desaparecieron en el siglo XVI.

También visitaremos el Teatro, construido en 1825 para la Duquesa de Berry, asidua visitante de Dieppe. Fue diseñado por el ingeniero Frissard en el estilo de los teatros italianos; es relativamente pequeño ya que puede albergar unos 400 espectadores.   A comienzos del siglo XIX fue reformado siguiendo el modelo de los bellos teatros de París, con una nueva fachada hacia el mar, y decorados interiores con curvas y cariátides, como el Théâtre de l ‘ Athénée de París. Por aquí pasaron los más grandes artistas de la época, como Rossini, Liszt y Camille Saint-Saëns.

Queda mucho en el tintero, como la Puerta de Torretas, la única que queda de las siete que tuvo la ciudad, actual sede del festival de cometas que se realiza aquí cada dos años desde 1980,  y los tres puentes de Dieppe: Colbert, construido en 1887; Pont Ango, el puente levadizo de 1950 y la pasarela Amiral Rolland, un popular puente peatonal.

Foto: vía Dieppe

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Normandia


Deja tu comentario