La fortaleza impenetrable de La Latte

Fuerte La Latte

Situado a 4 kilómetros al sureste del Cabo de Fréhel, en la comuna de Fréhel, Bretaña, encontramos el fuerte La Latte. Una pequeña joya entre barrancos y acantilados. Un edificio medieval que se fraguó como fortaleza infranqueable aprovechando su situación privilegiada a 60 metros del mar.

Este tesoro fue construido por Stephen III Gouyon, en el siglo XIV, con el único fin de proteger la costa de los continuos ataques.

Si nos fijamos en su ubicación parece algo bastante lógico, ya que al estar situado entre dos acantilados (para acceder a ella hay que hacerlo a través de dos puentes levadizos), encontrarse rodeada por una gran muralla rojiza y estar emplazada a 60 metros sobre el nivel del mar, parecía bastante imposible que alguien pudiera invadir la fortaleza.

Lo cierto es que a pesar del excelente trabajo que realizó Gouyon en su creación, este castillo fue asaltado nada más y nada menos que dos veces. La primera en 1379 y la segunda en las Guerras de Religión durante el siglo XVI. A partir de esta segunda incursión en la fortaleza se dejó bastante abandonada, a merced del paso del tiempo y los continuos saqueos. No fue hasta que llegó Luis XIV cuando se volvió a tomar nuevamente un interés estratégico por esta zona.

Aunque por unos siglos pareció volver a albergar vida y servir para sus fines iniciales, lo cierto es que finalmente fue perdiendo interés y terminó siendo vendida a manos privadas en 1829. A partir de ese momento han sido varios los dueños que se han hecho cargo de este fuerte intentando restaurar el esplendor que un día se respiraba entre estas piedras.

Cabe destacar que este lugar, en el que se puede destacar un gran patio, torre de homenaje, mazmorras e incluso una capilla, ha sido escenario de películas famosas como los Vikingos, protagonizada por Kirk Douglas y Tony Curtis. Actualmente se puede visitar prácticamente todos los días por un precio de 5 euros (estudiantes y desempleados 4 euros).

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Bretaña


Deja tu comentario