La mansión del lechero

Casa del lechero

Muchos son los artistas que sin saberlo un buen día descubren que tienen aptitudes para diferentes disciplinas. Son diversas las muestras de casas, palacios e incluso catedrales realizadas por la mano de un solo hombre o mujer.

Individuos que poco a poco recolectan materiales del día a día para dotar de forma y colorido un edificio, en el que plasman una parte muy íntima de su propia persona. Este es el caso de Robert Vasseur, un modesto lechero que un buen día decidió adquirir una vivienda en el campo para él y su familia, y otro se levantó pensando que era el momento de decorarla de una forma un tanto particular.

Esta historia comienza en 1948, cuando Robert adquirió un terreno en Louviers. El terreno contaba con una pequeña casa, suficiente para acoger a toda su familia, y un pequeño jardín. Parece ser que en la cocina de la vivienda, concretamente en el fregadero, había unas manchas un tanto difíciles de limpiar. Su mujer estaba ya desesperada y pedía una y otra vez a Robert que solucionara el molesto problema.

Casa del lechero

El lechero pensó entonces que una buena forma de olvidar las manchas sería cubrir el fregadero con una especie de mosaico, para el cual necesitó vidrios que fue encontrando por el pueblo. Como vio que el resultado quedaba francamente bien decidió que a partir de ese momento cubriría cada centímetro de su casa con este material.

Para tal aventura contó inicialmente con la ayuda del basurero del lugar, con el cual habló y al que pidió que guardara por favor todos los restos de vidrio y vajillas que encontrara en la basura. El hombre aceptó encantado ayudar al lechero, ya que parece ser era una persona muy agradable y querida.

Con el tiempo, la afición de este hombre comenzó a hacerse famosa por los alrededores. Pescadores, niños, vecinos y turistas acercaban a Robert trozos de vajillas, cristales, conchas o incluso estrellas de mar para que pudiera decorar su preciosa casa. La ayuda fue tal que una vez terminó con el edificio principal decidió extender su tarea al jardín.

Construyó así una galería cubierta con mosaicos, una fuente giratoria, un estanque, molinillos e incluso un quiosco de estilo oriental.

Un lugar diferente al cual no debemos dejar de ir si nos encontramos cerca de Louviers, Eure (Alta Normandía), a poco más de una hora en coche. El teléfono de contacto para informarse de las visitas es el 33 (0) 2 32 40 22 71.

Foto vía: matinlumineux.blogspot.com

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Normandia


Deja tu comentario