Museo Fragonard de Alfort y su colección de écorchés

Museo Fragonard de Alfort

En el mundo existe una gran cantidad de museos con temáticas un tanto raras, cualquier tipo de elemento o ser puede tener su pequeña aportación al mundo del coleccionismo, y si no que se lo digan al creador del museo de la cucaracha en Texas. En Francia también encontramos alguna que otra rareza como por ejemplo el Museo Fragonard de Alfort, una visita curiosa.

Este museo, el cual permaneció bastante tiempo cerrado al público, es uno de los primeros museos que se crearon en París. Está emplazado en la Escuela Nacional de Veterinaria de Alfort, a pocos kilómetros de Bercy, y cuenta con un gran número de singularidades anatómicas que más bien recuerdan a monstruosas formas animales y humanas.

En sus salas, el visitante podrá deleitarse con diferentes disecciones anatómicas, esqueletos de animales y piezas propias de la teratología (individuos de una especia que no responden al patrón común). Así, dentro de estos muros podremos observar un gemelo siamés de cordero, becerros con varias cabezas, un potro con un único ojo enorme u ovejas con 10 patas.

Si en todo museo hay una joya de la corona, en este es claramente la colección de Honoré Fragonard. Este hombre fue el primer profesor de anatomía de la escuela de veterinaria, un hombre que se especializó en la preservación de los cadáveres desollados y que se encargaba de crear “écorchés” (figuras desolladas) tan escalofriantes que terminaron por condenándolo como un loco y expulsándolo de la escuela por este motivo.

Al parecer, Honoré Fragonard, seguiría durante mucho tiempo realizando este tipo de figuras por encargo privado. Se dice que a lo largo de su vida realizaría unas 700, no obstante, en el museo sólo apreciamos unas 21 de ellas (a cual más escalofriante).

El visitante puede admirar el jinete del Apocalipsis, que consta de un hombre sobre un caballo, ambos totalmente desollados; El hombre con mandíbula; Fetos humanos bailando; Cabeza humana; o disección de un brazo humano.

Un museo diferente para todos los amantes de la anatomía, así como aquellos a los que teratología les parece interesante. Eso sí, quizá no sea un museo muy recomendable para las personas más sensibles y aprensivas.

Foto vía: fr.topic-topos.com

Tags: ,

Imprimir


Sobre este autor

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top