El Castillo de la comuna cátara de Foix

Foix

La comuna francesa de Foix, en el departamento de Ariège, es un lugar turístico de gran interés por ser considerada como uno de los lugares asociados al catarismo.

Hoy queremos destacar este hermoso paraje francés por uno de su elemento más característico, el castillo de Foix. Una gran fortaleza que se levanta en el centro de la ciudad, encaramado a una gran roca calcárea a 60 metros de altura. Así, desde lo alto, el castillo otorga a esta comuna un majestuoso paisaje presidido por un vigía permanente, que ha visto pasar largos periodos de historia desde su posición privilegiada.

La roca en la que el castillo se asienta está repleta de grutas. Grutas que en su día ya habrían sido habitadas por hombres prehistóricos y que han sido estudiadas por cientos de arqueólogos, así como recorridas por diversas expediciones espeleológicas.

El castillo en sí, sería construido en el siglo X, y aunque ha pertenecido a diversos dueños, lo cierto es que el que más destaca es el caballero Gastón III de Foix, más conocido como Gastón Febus.

Los condes de Foix, dueños de un gran territorio se opondrían, en un momento dado,  al Rey de Francia durante la Cruzada contra los Cátaros, algo que haría de Foix una poderosa capital hasta finales de la Edad Media.

Desgraciadamente, desde el siglo XIV en adelante, los condes de Foix irían abandonando progresivamente el castillo, pues no cumplía todos los requisitos de confortabilidad de la época. Así, poco a poco el castillo fue perdiendo el lustre con el que en un inicio reinaba en la cima de Foix.

En la actualidad, tan sólo quedan en pie tres torres, una cuarta parte de lo que era en sus orígenes. Aun así, desde lo alto, aun se pueden observar paisajes realmente impresionantes, tanto de la ciudad como del valle de Ariège.

A mediados del siglo XIX, el castillo sería declarado Monumento histórico por el Gobierno francés, momento en el que la fortaleza se sumergiría en una intensa restauración.

Desde 1930, en el castillo se puede observar la colección del Museo Departamental de Ariège, un encuentro con la prehistoria, arqueología galorromana y medieval de la región. Además, también destaca el espectáculo Érase una vez… Foix. Un evento que se realiza todos los veranos en el que el castillo queda completamente iluminado.

Otros enlaces de interés:

Foto vía:  France-for-visitors.com

Tags: ,

Imprimir


Sobre este autor

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top