Playas y encantos de la península de Quiberon

Quiberon

La península de Quiberon es una pequeña península ubicada en la parte atlántica de Francia, en concreto en el extremo occidental de la bahía de Quiberon. Este lugar es muy interesante, pues lo cierto es que conjuga en el mismo territorio dos costas completamente distintas.

Al oeste de Quiberon nos sorprenderemos con una impresionante costa salvaje. Una costa que se extiende hasta 8 kilómetros, desde el Castillo Turapault hasta la punta del Percho. En esta parte de la península destacan así acantilados llenos de encanto mordidos por el mar, grandes arcos excavados por las olas, cuevas ocultas producidas por la erosión del mar y alguna calita de arena en la que las olas rompen con una fuerza desorbitada, incluso en los días de mar en calma. El océano Atlántico tiene la culpa de que la Costa Salvaje, o como llaman los franceses Côte Sauvage, sea uno de los paisajes rocosos de acantilados más atractivos de esta parte de Francia.

Si tenemos intención de explorarla debemos saber que es mejor hacerlo a pie, por un sendero cotero que irá descubriéndonos paso a paso cada una de las maravillas de su geografía. Eso sí, mejor tener cuidado y estar pendiente de la meteorología, pues en algunos puntos podría resultar peligroso el paso.

La belleza de la costa salvaje no sería tal si no hubiera otro tipo de costa en la parte Este con la que comprarla; y es que en la península de Quiberon, la otra cara de la moneda es mucho más calmada, resguardada de los fuertes vientos. Se dibujan así, en la costa Este, un sinfín de playas de arena fina, en las que encontraremos los destinos costeros más interesantes de toda Bretaña, así como el punto de partida para llegar a islas como Belle-île, Houat y Hoëdic.

Aunque la costa, en sus dos variedades, son lugares más que interesantes para los turistas (no olvidemos la gran cantidad de deportes que podremos practicar aquí), hay que destacar que en la península también encontramos otros atractivos, como por ejemplo interesantes rutas entre los yacimientos megalíticos de la misma, así como un gran número de aldeas, que aunque retiradas de la costa ofrecen visitas encantadoras a la tradición más arraigada de los pueblos bretones.

Foto vía:  francehousehunt

Tags:

Imprimir


Sobre este autor

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top