La curiosa fuente de Fontestorbes

Fontestorbes

Al sur de Francia, a unos 12 kilómetros de Lavelanet, encontramos un lugar realmente curioso, la Fuente de Fontestorbes.  Se trata, como hemos comentado, de una curiosidad de la naturaleza, pues esta fuente ubicada dentro de una cueva, cuenta con un camino de acceso que queda completamente cubierto de agua en periodos cíclicos.

No todo el mundo conoce esta particularidad. Por tanto, en más de una ocasión algún despistado turista se ha quedado aislado en las losas del camino, completamente rodeado de agua durante unas cuantas horas.

La intermitencia del caudal de esta fuente subterránea, ha suscitado el interés del hombre durante siglos. Entre julio y octubre, el caudal de esta fuente pasa de 1.800 m3/ segundos a 20 o 50m3/segundo.  Esta variabilidad en el caudal de la fuente se observa durante cada hora. Durante unos cuarenta minutos pasa del nivel más alto de caudal al más bajo. Asimismo, el camino queda despejado durante aproximadamente 20 minutos, tiempo más que suficiente para entrar, observar el interior de la cueva y salir antes de toparnos con una crecida, que aun así siempre es progresiva.

Esta curiosa fuente cuenta además con una leyenda que los lugareños cuentan alegremente a todo aquel que pasa por la zona.

Al parecer, en Fontestorbes había una gruta que estaba habitada por las hadas madrinas. Estos hermosos seres mágicos, bailaban durante el día sacudiendo sus vestidos de lino con oro y provocando así un ruido peculiar y constante en el interior de la cueva.

Aunque las hadas bailaban y se divertían entre ellas, lo cierto es que se sentían solas; y es que nadie quería acercarse al lugar debido al extraño ruido que se escuchaba en él.

Un día, una de las hadas pidió a una mujer que paseaba por la zona que dejara entrar a su hijo en la cueva. Para sorpresa de las hadas madrinas, el niño entró sin miedo alguno en el interior de la cueva. En muestra de gratitud, las hadas madrinas obsequiaron a la madre con una varita de oro capaz de hacer realidad todos los deseos.

Cuando la mujer envejeció y murió, la más cruel avaricia apareció en cada uno de sus hijos. Todos querían la varita mágica de oro. No obstante, al cogerla y luchar por ella la varita se rompió convirtiéndose en una rama de madera sin ningún tipo de poder.

Otras leyendas francesas:

Foto vía: jbdodane

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Leyendas de Francia, Pirineos franceses


Deja tu comentario