- Sobre Francia - https://sobrefrancia.com -

El castillo de Valencay

El castillo de Valencay (o Château de Valençay) se encuentra en la región central de Francia, y es un exponente ineludible de la arquitectura renacentista del país. Data del siglo XVII, y en su interior conserva el mobiliario presente en la época en que Talleyrand fue huesped allí; hoy se trata de verdaderas reliquias.

El castillo fue erigido en las cercanías del río Nahon por una familia de financistas que no escatimó en lujo y detalles, al punto de que el resultado de la obra fue básicamente una residencia real, pero construida para ningún rey en absoluto.

El lugar elegido fue sobre las ruinas de un antiguo castillo del siglo XII que en 1540, cuando iniciaron los trabajos, ya estaba totalmente destruido. Pese a todo, dichos trabajos se prolongaron en el tiempo mucho más de lo imaginable : recién en el siglo XVIII el castillo estuvo finalizado, con la edificación de la torre sur.

Numerosos dueños ilustres tuvieron la posesión de este castillo en sus manos. En 1719 fue adquirido por el banquero escocés John Law, y mucho después, en 1803, Napoleón envió a su ministro Talleyrand que obtuviera ese castillo para que se convirtiera en la residencia para huéspedes del emperador.

A nivel arquitectónico, en la esquina occidental, destaca una torre de planta circular que es de las partes más antiguas del edificio. Fue construida en el siglo XVI, en los inicios de las obras para la edificación del castillo.

El interior es una excelente muestra del estilo imperial para la decoración. Con unas cien habitaciones en total, varias de ellas están abiertas al público, entre otras la del mismísimo rey Ferdinando. En el ala occidental, funciona el Museo Talleyrand y el Museo del Automóvil.

En derredor, unas cuarenta hectáreas de parque y otra extensa porción de terreno dedicado al cultivo de la vid, hacen del sitio un lugar privilegiado por su naturaleza. Numerosos animales exóticos, como llamas y pavos reales, viven allí.

Foto Vía: Medalie