El Puente de Normandía

Puente de Normandia

El gran puente de Normandía es un puente atirantado que atraviesa el estuario del Sena y que une la ciudad de El Havre, en la orilla derecha, con Honfleur, en la orilla izquierda, en la región de la Alta Normandía. Uniendo la autopista que va desde Caen a París Calais.

Posee una longitud de 2.140 metros. Su construcción comenzó en 1988 y finalizó en 1995. Posee cuatro carriles para automóviles, dos para bicicletas y dos aceras para peatones. La inauguración oficial tuvo lugar el 20 de enero de 1995. En ese momento, el puente batió el récord establecido por otro puente, ubicado en Shanghái, en más de 250 metros. En 1999 se vio superado en 34 metros por el Gran Puente de Tátara de Japón. El récord de longitud como puente atirantando también lo perdió, en 2004 al finalizarse la construcción del Puente Rio-Antirio en Grecia.

Los pilares de este puente están construidos de hormigón armado y tienen forma de «Y» invertida. Miden 214,77 metros y pesan 20.000 toneladas cada uno. También tiene un total de 184 tirantes, formados por varios filamentos de acero, entre 31 y 53, en función de la fuerza que tienen que soportar. Están protegidos de las agresiones exteriores mediante una capa de cera y una envoltura en polietileno. Están unidos formando haces y disponen de un recubrimiento con perfil aerodinámico. Además, está diseñado para soportar vientos de hasta 300 kilómetros por hora.

Esta obra de ingeniería dio cabida a la participación de más de 1600 trabajadores que consiguieron construir uno de los puentes más altos y largos del mundo. Costó 510 millones de dólares.

Cada noche, el puente se viste de mil y una luces centelleantes ofreciendo un maravilloso espectáculo.

Un aviso por si vais a visitarlo, quizás debáis pensar en no cruzarlo ya que si no, os tocará pagar un peaje que se encuentra al otro lado del puente que sale por 10 euros ida y vuelta en día normal y 7,5 euros los domingos. Además es paso obligatorio para el acceso a Le Havre.

Si finalmente pasáis el puente, podéis dejar el coche en el aparcamiento y hacer varias cosas:

• Ir andando hasta el centro del puente para contemplar las vistas desde dicho lugar. Allí podréis observar como el Sena se abre camino hacia la mar y donde se fusiona con este.

• Cruzar al otro lado del puente e ir a la cafetería. Allí podréis encontrar una maqueta donde se explica paso a paso la construcción. Lo más impresionante es el vídeo que ponen de la construcción del puente.

Si pasáis, ir preparados para andar ya que, desde el aparcamiento hasta el puente hay 1 km y sí os ponéis a subir, andaréis bastante más y luego hay que volver.

Tags:

Imprimir



1 comentario

  1. Marisa dice:

    La bicicletas tambien pagan peaje?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top