Beaune, capital del vino borgoña

Beaune

Beaune es una pintoresca población y comuna francesa, en la región central de Borgoña, departamento de Côte-d’Or; ubicada a mitad de camino entre Dijon y Autun, es considerada la “capital del vino borgoña”. Si algo les resulta familiar, es porque aquí se produce el famoso Crémant de Bourgogne, un delicioso vino espumante. Si eres un entusiasta del vino y de la historia, has llegado al lugar indicado.

Hay muchísimo para ver y hacer aquí en Beaune ya que además de las bodegas y sitios relacionados con el vino, cuenta con un impresionante patrimonio natural y monumental. De hecho, es considerada villa de arte e historia, con su Hôtel-Dieu, Basilique Collégiale, los parques y jardines y en los subsuelos, las bodegas con los célebres vinos de Borgoña. Recorrer esta ciudad encantadora es sumergirse en el mundo del siglo XV, cuando el ducado de Borgoña se extendía desde Flandes hasta los Países Bajos.

Desde la Edad Media, Beaune es uno de los más importantes lugares de comercio internacional del vino, por lo que ha sido designada capital de los vinos de borgoña.  Para recorrer la ciudad, lo mejor es comenzar por su monumento más emblemático: el antiguo hospital llamado Hôtel-Dieu.

Fue construido en 1443 y se encuentra inmaculadamente conservado, con su patio empedrado, altos techos decorados y edificios porticados; el interior ha sido cuidadosamente restaurado y los interiores, la cocina y la gran “salle des Malades” conservan su aspecto original, al igual que los pozos y la antigua farmacia.

Otros lugares para visitar son la Iglesia de Notre-Dame, que alberga tapices del siglo XV con la historia de la Virgen María, el reloj del siglo XII declarado Monumento Histórico y sus principales museos: Jules Marey, dedicado a la fotografía y artes visuales, el Musée de Beaux-Arts y el Museo del Vino.

Para recorrer la ciudad se puede abordar el tren turístico; realiza un recorrido comentado de 45 minutos por la parte vieja de la ciudad y funciona entre abril y octubre. Otro recorrido es la Route des Grands Crus, para conocer las cavas subterráneas. Párrafo aparte para el Museo del Vino, la magnífica residencia de los duques de Borgoña, podremos ver herramientas, artes y tradiciones relacionadas con el vino, antiguas y hermosas prensas y una admirada colección de tapices temáticos.

Hay un billete que combina la visita a este museo con el de Bellas Artes; los niños hasta 16 años entran gratis y hay descuento para los de 16 a 18 años. Está abierto entre diciembre y marzo todos los días excepto los martes de 9.30 a 17h. y de abril a noviembre, todos los días de 9.30 a 16h.

Es muy fácil llegar a Beaune ya que está muy bien conectada por carretera con Dijon, Lille, Nancy, Besançon y Bâle; nos hallamos a sólo 310 Km. de París. También pueden llegar en autobus o con el TGV desde París y Lyon. Si prefieren volar, Beaune cuenta con un aeródromo y hay otro en Dijon; el aeropuerto más cercano es el de Chalon – Champforgeuil, sobre la ruta nacional 6, a sólo 26 Km. de la ciudad.

Foto: vía Esacademic

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top