- Sobre Francia - https://sobrefrancia.com -

Córcega, la más bella del Mediterráneo

Se dice de Córcega que destaca de otros destinos por las verdes extensiones naturales y sus parques y reservas regionales. Sus costas aptas para el deporte, la conjunción de mar y montaña que conforma su paisaje, las antiguas construcciones de un valor histórico incalculable, son las atracciones que tiene para ofrecer a quienes van en busca de un descanso en la más bella de las islas del Mediterráneo.

El Parque Natural Regional de Córcega ocupa más de un tercio del territorio total de la isla. Este dato es suficiente para comprender el papel preponderante que tiene la naturaleza en la isla corsa. Son cinco las reservas naturales que protegen su flora y fauna: las Islas Cerbicale, las Islas Lavezzi, las Islas Finocchiarola, Scandola –Patrimonio Mundial de la UNESCO– y la laguna de Biguglia, todas ellas verdaderos paraísos que conservan la vida de peces, aves y especies vegetales únicos en el mundo.

Las playas de arena fina y cristalinas aguas cubre 1000 kilómetros de costa corsa. Al noroeste, las playas de Agriates son las más salvajes; al sur, cerca de Ile Rousse, las playas de Balagne cuentan con aguas aturquesadas y un colorido fondo rocoso. Al norte, hasta Solenzara, la Costa de Nacres ofrece aguas de un verde esmeralda que cautiva.

La cercanía de estas costas con las montañas producen espacios de atracción turística que no se encuentra con facilidad en otras partes del mundo. Más de 100 son las cumbres que superan los 2000 metros, en la isla más montañosa del Mediterráneo. Allí, fuentes termales, cascadas, piscinas naturales y lagos de montaña configuran un balneario sorprendente, en el que se practica sobre todo barranquismo, canoa-kayak y rafting.

Además, los circuitos deportivos de bicicleta de montaña son muy populares, al igual que los circuitos familiares y los caminos forestales, en los que se realizan excursiones que se internan en el corazón de Córcega.

Información práctica