- Sobre Francia - https://sobrefrancia.com -

Tras las huellas de Bernadette, lejos de casa

El itinerario que comienza en la habitación que vio nacer a Bernardita, la joven que presenció la aparición de la Inmaculada Concepción en Lourdes, continúa en aquellos sitios por los que transitó durante su adultez. Lugares de culto para los devotos de la Virgen de Lourdes.

La Basílica del Sagrado Corazón fue inaugurada recién en 1903. Contiene las pilas bautismales en las que se bautizó a Bernardita –en la iglesia ya demolida de San Pedro– y las estatuas de la Virgen María y de San Juan. En la cripta se encuentra la tumba de Monseñor Peyramale, cura de Lourdes en la época de las Apariciones.

En 1857, Bernardita se dirigió al pueblo de Bartrès, última instancia del recorrido, cuando su antigua nodriza propuso a sus padres llevarla como criada. Las terribles condiciones económicas impulsaron a la familia a aceptar la propuesta. Pueden observarse allí el aprisco al que Bernardita llevaba a las ovejas, la casa de Marie Lagües –la nodriza– y la iglesia parroquial. Debido a todos los trabajos que debía realizar, la niña no podía asistir a las clases de catecismo, y debió partir en 1858 rumbo a Lourdes, para prepararse para la primera comunión.

El Hospicio es un gran edificio del siglo XIX, ubicado en las cercanías de la estación de Lourdes. Fue fundado en 1834 por las Hermanas de la Caridad de Nevers, quienes curaban a los enfermos más pobres y educaban a los niños de escasos recursos. Bernardita vivió allí desde enero de 1858 –en ese entonces tenía 14 años– hasta julio de 1860, y fue pensionista hasta julio de 1866, cuando se trasladó definitivamente a Lourdes. Este fue el lugar en el que tomó su primera comunión.

Continúan intactos desde aquella época la capilla y el pasillo de la planta baja, y el hospicio es hoy uno de los pabellones del hospital de la ciudad. Se exponen algunos recuerdos de la vida de la joven, actualizándola conmovedoramente.

Información práctica

Foto Vía: flickr