La misteriosa cueva de las esculturas en Países del Loira

Cueva de las esculturas

Situado en Dénezé-sous-Douém, comuna francesa de la región de Países del Loira, encontramos uno de esos misterios que a día de hoy siguen sin ser resueltos.

En este caso hablamos de una cueva, la cueva de las esculturas (Cave aux Sculptures). Un lugar que al parecer nació hace siglos y del cuál se perdió la pista completamente hasta que se redescubrió en 1956, posteriormente sería abierta al público en 1973. Un rincón lleno de figuras desconcertantes que hasta hoy no han podido atribuirse a ningún autor.

Sus paredes están llenas de altorrelieves (aproximadamente 234) en los que se presentan personajes de cuerpo entero en actitudes diferentes entre sí. Podemos observar figuras angelicales, vestidas, desnudas, personajes grotescos con cara de humanos e incluso bestias. Hay reyes, burgueses, campesinos y nobles.

Cueva de las esculturas

Todos ellos mezclados en escenas bastante caricaturescas y en disposiciones poco decorosas. Se puede ver una dama exhibiendo orgullosa sus senos, una mujer que sujeta a un hombre por el pene, imágenes que representan un ménage à trois e incluso una Pietà en al que muchos aseguran ver claramente a Catalina de Médicis sujetando un hacha a modo de cruz.

Sea como sea, lo cierto es que no se sabe muy bien como han llegado estos altorrelieves a la cueva. Si bien es cierto que en muchas de las escenas hay fechas grabadas, esto no implica que estas estén grabadas por sus autores. Aun así son varios los siglos que se garabatean entre sus paredes, XVI, XVII y XVIII.

Cueva de las esculturas

Existe una teoría que hablar de una organización o secta que guardaba la cueva como oro en paño, acudiendo allí para poder plasmas estas figuras en las paredes, pero ¿con que fin?. El rastreo de la propiedad tampoco ha arrojado datos relevantes, ya que si sus dueños conocían la existencia de las cuevas no las mencionaron en ningún documento. Puede ser que ellos mismos formaran parte de esa sociedad secreta.

Sólo hay un dato, que lejos de esclarecer la autoría o la antigüedad de la cueva parece enturbiar un poco más el asunto. Parece ser que en 1860 se publicó un diccionario histórico de la zona en la que se introdujo la existencia de la cueva. Ahora bien, si este lugar estaba recogido en ese manual ¿Por qué quedó olvidado durante casi un siglo?

Foto vía: prilep.perso.sfr.fr

Tags:

Imprimir


Sobre este autor

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top