Un recorrido por Vannes en la Bretaña francesa

Vannes

Fundada en el siglo I a.C. bajo el nombre de Darioritum, y posteriormente pasó a denominarse Venetis a principios del siglo V, lo que derivó en el nombre de Vannes en la actualidad. La ciudad se ubica en la orilla septentrional del golfo de Morbihan, en el estuario del río Marle a 15 kilómeros del océano Atlántico.

La ciudad se desarrolló alrededor de la catedral de la colina de Méné y la colina de Boismoreau, donde se encontraba el asentamiento primitivo de la ciudad galorromana. Aunque finalmente prevaleció el emplazamiento de la catedral para dar lugar a la ciudad medieval de la región de Bretaña.

A finales de la Edad Media, Vannes ya es considerada una de las más importantes ciudades bretonas y el Duque Juan IV decide construir el castillo de l’Hermine y ampliar el recinto urbano, acercando la ciudad al puerto.

En el siglo XVII, el parlamento de Bretaña se instala en Vannes y en el siglo XVIII, se construirá una esclusa de limpia y nuevos muelles. En la segunda mitad del siglo XIX llega el ferrocarril a la ciudad y a su alrededor se crearán nuevas empresas y urbanizaciones, de esta época son los edificios del Ayuntamiento y la Prefectura.

En nuestro recorrido por la ciudad, uno de los elementos que no nos dejará indiferentes será la muralla de Vannes, con más de 1.500 años de antigüedad se erigió en época del imperio romano para proteger a la ciudad de posibles ataques. En la Edad Media, se ampliará su longitud, del mismo modo como creció la ciudad.

Uno de los accesos más antiguos de la ciudad, es la puerta de la Prisión, declarada monumento histórico en mayo de 1912. Se trata de una puerta fortificada con un sistema de doble puente levadizo, uno para el paso de carruajes y el otro para el paso de peatones. Otro de los accesos a la ciudad, de las seis puertas aún visibles, es la puerta de San Vicente. Abierta en el siglo XVII, se encuentra al sur de la ciudad y da acceso al puerto.

Otros puntos de interés de la ciudad es la torre del Condestable, erigida a mediados del siglo XV. Es una construcción de cinco niveles con dos escaleras de caracol. Tampoco tenemos que dejar de visitar la catedral de San Pedro, edificio románico del siglo XV que alberga la tumba de San Vicente Ferrer.

El Castillo Gaillard, del siglo XV fue residencia del duque Juan V; el barrio de San Paterno con su iglesia del siglo XI dedicada al primer obispo de Vannes; la Cohue o mercado; la capilla de San Yves; los palacios de Franchenille, Senant y Roscanvec; el edificio de la Prefectura; el Ayuntamiento; el Lavadero de Garenne; todos ellos, son lugares donde detenerse y permitirse viajar en el tiempo.

Tags:

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top