Mont Saint Michel, la fortaleza del Arcángel

mont-saint-michel

No hay lugar más legendario, ni que pueda despertar más nuestra imaginación que Mont Saint Michel. ¡Son tantas las leyendas que han surgido a lo largo de su Historia! Ni lugar que asombre tanto al observarlo como cuando el mar avanza amenazante hasta sus mismas costas en pocos minutos.

Mont Saint Michel es ese lugar mítico, ese lugar soñado por quienes buscamos algo más que sol, o compras. La Abadía encierra entre sus muros una fuerza interior que arrastra a los peregrinos hasta sus mismas puertas, para venerarla, para quererla. Tiene su imagen tal fuerza irresistible que se hace imposible el no sentir la necesidad de visitarla. Y nos deja atrapados en su silueta elegante y desafiante mientras el susurro del mar nos llama a su encuentro…

Llegar en coche a Mont Saint Michel es algo que te deja huellas imborrables. Normandía. Un nombre bello. La Edad Media, los normandos, y la Segunda Guerra Mundial, las playas de Omaha, Utah o Sword. Historias que se entrelazan en un punto común. Mar y azul, por un lado; espesos bosques y verdes por otro. Colores de la Naturaleza dibujando arte ante nuestros ojos.  Y a su encuentro, salpicando la costa normanda, bellísimos pueblos azotados por un mar bravío.

La Historia de Mont Saint Michel

Es curioso el observar las imágenes del ayer y hoy de la Abadía. Tan sólo el puente que la une a tierra ha variado en más de 100 años. Levantada sobre el Monte Tumba, como se le llamaba en el siglo IV, la construcción de esta Abadía fue producto de una leyenda, la de la aparición del Arcángel San Miguel. Era el año 708, pero sólo un año después, unas terribles inundaciones dejaron aislados el Mont Saint Michel, cuando una subida inesperada del nivel del mar se introdujo tierra adentro. La ciudad quedó como una ciudadela, como una fortaleza inexpugnable, y aquellos extraños fenómenos ahora se repiten en forma de marea dos veces al día. Verlos es uno de los mayores espectáculos que pueda ver ojo humano.

Es tal la velocidad con que la marea sube y baja, que según cuentas los del lugar, el agua atraparía a un caballo al galope. Por eso, siempre, las campanas de la abadía avisan cuando la marea va a subir.

La Abadía

Está dividida en varias partes. La propia Iglesia es la que se levanta majestuosa en lo más alto del Monte. Al oeste se encuentra la abadía románica, y al otro lado, la Mervell, donde está el claustro donde los benedictinos oraban hace ya 7 siglos. Los senderos que a ella suben son caminos serpenteantes que llegan hasta la misma escalera de acceso. Observar la multitud de gente que suben aquella empinada cuesta, bien por devoción o bien por turismo es impresionante, y como no podía ser de otro modo, se convierte a veces, en un homenaje al turista, donde encontraremos puestos y lugares donde comprar recuerdos.

La ciudadela

Si la Abadía se levanta majestuosa en lo alto del Monte, a sus pies, bordeándola se encuentra la pequeña ciudad medieval, cuyo único acceso es el puente que la conecta a Tierra firme. El pequeño pueblo vive del turismo, y por eso lo mejor que podemos hacer es simplemente pasear por sus callejas; observar sus puestos ambulantes, empaparnos del sabor tradicional, y, cómo no, acercarnos hasta su famoso mirador para, en las horas señaladas, ver, una vez más aparecer y desaparecer el mar.

68-saint-michel

Información práctica de Mont Saint Michel:

Llegar a Mont Saint Michel:

Por avión: los aeropuertos más cercanos son los de Dinard, a 70 kms. o el de Rennes a 75 kms. Si vamos a París, desde el aeropuerto Charles de Gaulle, sale un TGV que nos llevará también a esta última ciudad, Rennes.

Por tren: tenemos varias opciones.

* Ir de París a Rennes en TGV y de ahí a Mont Saint Michel en autobús.

* De París Saint Lazare a Caen y de Caen a Pontorson, que se encuentra a 9 kms. De ahí tendríamos que tomar el autobús que nos lleva a la ciudadela.

* De París Montparnasse a Granvilla, de ahí a Pontorson en tren, y de Pontorson a Saint Michel en autobús.

Por carretera:

Podemos escoger dos caminos. O bien cogemos la A11 que nos lleva a Laval, luego la A81 a Rennes y de ahí la A84 a Saint Michel, o bien vamos por el norte, cogiendo la A13 hasta Caen, y de ahí la A84 hasta Mont Saint Michel.

MÁS INFORMACIÓN

  • Artículos escritos sobre el Mont Saint Michel
  • Fotos sobre Mont Saint Michel (pulsar y ampliar)

Tags: ,

Imprimir


7 comentarios

Comments RSS

  1. j carlos dice:

    estare en caen un par de dias y quisiera saber si me pueden ayudar.

    deseo ir al monte sant mitchel ya sea por el dia o por la noche siempre y cuando hayan excursiones,

    alternativa para ir por mi cuenta o a travez de una agencia,precio y duracion

    muchas gracias

  2. Javier Gomez dice:

    Hola, J. Carlos:

    Si prefieres hacerlo por tu cuenta, el mejor modo es hacerlo en tren (salvo que quieras alquilar un coche). Tendrías que tomar el TER regional que te lleva desde Caen a Pontorson. Es la estación de tren más cercana a Saint Michel, a unos 10 kms. Allí, en la estación de Pontorson, hay un shuttle (bus directo) que recoge a los pasajeros de tren y los lleva directamente a Saint Michel. El tren te llevará unas dos horas de trayecto y cuesta, ida y vuelta, unos 28 €. En cuanto al shuttle, hay uno, más o menos, cada media hora, y sale por unos 3 euros. Los tickets puedes sacarlos en la misma estación, y si no, a través de la web de la scnf (la compañía ferroviaria nacional francesa); y el shuttle compras los billetes allí mismo, cuando llegues.

    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top