El Castillo de Taureau, en la bahía de Morlaix

Castillo de Taureau

La bahía de Morlaix, en el Finisterre, es una de las más bellas del mundo; se extiende desde el cabo de Bloscon hasta el de Diben, en el Canal de la Mancha.  Es un lugar encantador, con unos maravillosos atardeceres en verano, desde donde se pueden visitar otros lugares como el Great Cairn de Barnenez, en la península de Kernéléhen, la familiar Carantec o la isla de Callot, adorada por los pescadores.

Morlaix se encuentra al fondo del estuario, entre las comarcas de Léon y Trégor.  La ciudad es animada, ideal para turistas curiosos ya que no se encuentra demasiado incluida en los circuitos turísticos.  Su punto focal es el castillo de Taureau, una fortaleza construida por Vauban en el siglo  XVII a la que sólo es posible llegar por agua, ya que se encuentra en un el pequeño islote rocoso de Taureau en la boca del río y es la única fortaleza marítima de Bretaña.

Nacido como estructura defensiva, su construcción comenzó en 1542; al poco tiempo ya contaba con viviendas para los oficiales, calabozos, comedor, cocina, capilla y once refugios.  En 1721 fue convertido en prisión para alojar a los comuneros, entre los cuales el más famoso,  Louis Auguste Blanqui, fue el último prisionero de la fortaleza en la que permaneció hasta 1871.

Luego fue residencia de verano, y hasta 1980 escuela de vela.  A partir de la década del 80 del siglo pasado comenzó a deteriorarse e iba a ser demolido, pero la comunidad lo salvó de la picota con un proyecto cultural y turístico que comenzó a plasmarse en el año 2006.

Actualmente el Castillo es un animado espacio cultural y de entretenimiento que invita a descubrir su historia con visitas guiadas teatralizadas, paseos por el parque y la reserva de aves, improvisados conciertos y divertidos picnics.

Información práctica sobre el Castillo de Taureau

· Admisión: El billete incluye el cruce desde el continente y una visita semi-guiada por el castillo.  Hay un billete general, con descuento para grupos y niños de 4 a 12 años; los niños menores de 4 años entran gratis.  Además hay un precio especial para quienes  lleguen en su propia embarcación; recomendamos consultar las indicaciones.
· Duración de la visita: 2 horas desde Carantec, 2 ½ horas desde Plougasnou
· Punto de encuentro: en Carantec se adquieren los billetes en el muelle de carga y el punto de encuentro es la playa de Kelenn; en Plougasnou, directamente en el muelle.
· Reservas: obligatorias.
· Accesibilidad: las condiciones del mar pueden dificultar el embarque y desembarque.  En el castillo no hay aseos, deben utilizarse los del puerto.
· Cómo llegar: Playa de Kelenn, en Carantec,o Plougasnou desde Morlaix,  por la carretera costera.  Desde Rennes y Saint Brieuc por la carretera N12, salida Roscoff, luego D19 dirección Carantec.

Foto: vía Facebook

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top