Tatihou, una isla secreta en Normandía

Isla de Tatihou

Con sus 27 ha elegidas por los entusiastas de la Naturaleza, la isla de Tatihou se encuentra frente al puerto de Saint Vaast La Hougue. Escenario de importantes acontecimientos a lo largo de la historia, actualmente es un lugar ideal para pasear y disfrutar una experiencia diferente. Si están aquí entre junio y septiembre, comprobarán que la isla es el privilegiado escenario de conciertos y funciones de teatro.

En realidad Tatihou es una isla durante la marea alta, ya que cuando bajan las aguas se convierte en una península. Debe su nombre a un vikingo que llegó a las costas de Normandía en el siglo IX. Hay muchísimo para ver y hacer aquí, como disfrutar su deliciosa gastronomía y su arquitectura, con las típicas casas con paredes de esquisto.

Interesará al visitante que la isla Tatihou fue abierta en 1992; durante trescientos años estuvo aislada, destinada a lazareto o depósito de mercaderías. Entre guerras fue una colonia de vacaciones para niños y hasta 1948 un centro de rehabilitación.

Sin embargo, estuvo habitada desde los tiempos más remotos, pues las excavaciones arqueológicas revelaron la presencia humana desde el año 20.000 antes de nuestra era y en 1997 se descubrieron los restos de una mansión del siglo XVII. Aquí se produjo la batalla de Hougue, en 1692, cuando los franceses se enfrentaron con los ingleses y once barcos franceses quedaron varados y fueron quemados.

Las fortificaciones de la isla fueron construidas por un alumno de Vauban, Benjamin de Combes, para defender la Bahía de Saint-Vaast; funcionaron hasta fines del siglo XIX, y en el año 2008 fueron designadas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y otros edificios del siglo XVII, restaurados y preservados, son considerados Patrimonio Histórico. Además, toda la isla está protegida y declarada zona de Natura 2000. Entre los edificios del Lazareto y el fuerte se encuentra “el llano”, que en el siglo XVI estaba ocupado por granjas y establos. Los muros de defensa que rodean la isla protegen esta zona de las inundaciones, y actualmente es una reserva natural: en primavera se convierte en una alfombra púrpura a lo largo de la carretera que conduce a la torre.

Tatihou se encuentra a 30 Km. de Cherburgo y 80 Km. de Saint-Lô. La estación de tren más cercana es la de Valognes, en la línea París-Cherburgo. Desde el puerto se llega en un vehículo anfibio con capacidad para 58 personas que parte cada 30 minutos durante la marea alta y cada hora durante la marea baja. El acceso a la isla está limitado a 500 visitantes por día, por lo que es recomendable reservar el viaje con anticipación.

Toda esta zona de la Normandía ya sabéis que es un destino perfecto. Si reserváis algún viaje en barco, la isla de Tatihou sería una visita más que interesante.

Foto: vía J.P.Groult

Tags: ,

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top