La dinastía carolingia

Pippin el breve

La dinastía carolingia o dinastía carlovingia, es el término que se emplea comúnmente para referirse al linaje de reyes francos que gobernaron gran parte de Europa Occidental entre el siglo VIII y el X.

Esta dinastía logró derrocar a la dinastía merovingia. Durante ésta, el mayordomo de palacio era el intendente principal del rey. Un poder que poco a poco fue creciendo hasta el punto de ser similar a la función del primer ministro y conseguir que se transmitiera de padres a hijos.

Fue el mayordomo Pipino el Breve, hijo de Carlos Martel y descendiente de Pipino el Viejo, quien lograría derrocar al rey merovingio, su rey, Childerico III. Gracias a ello sería reconocido como rey de los francos, con el apoyo del Papa. Así, comenzaría la larga trayectoria de esta dinastía carolingia.

Pipino el Breve vivió una vida llena de triunfos. Tendría dos hijos, Carlos y Carlomán. Así, antes de morir, seguiría la costumbre franca de los repartos, dividiendo su gran imperio en dos partes.
Desgraciadamente, al poco tiempo de heredar las tierras Carlomán fallecerá, así Carlos se alzaría como el único monarca y la división no se ejecutaría.

Carlos, hijos de Pipino, sería posteriormente conocido y apellidado como el Grande o Carlomagno. Un personaje que allá en el 768 comenzaría su reinado, tan importante y trascendente dentro de la historia; y es que Carlomagno no cesó de anexionar tierras y de ampliar por tanto las fronteras de su imperio. Su importancia en victorias fue tal, que el mismísimo papa León III lo coronaría como “Emperador que gobierna el Imperio romano” el día de Navidad del año 800.

Tras Carlomagno llegó el momento de Luis el Piadoso, rey de Aquitania y encargado de la conquista de Barcelona. Aunque sus triunfos como “hijo de” fueron muchos, lo cierto es que en el tiempo que fue emperador no hizo demasiada expansión del Imperio.

Los hijos de éste último rey, Lotario, Pipino y Luis, serían los encargados de protagonizar el episodio del tratado de Verdún, que finalmente dividiría el imperio que la dinastía carolingia había atesorado durante años.

Otros enlaces de interés:

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top