Burdeos turística

Plaza en Burdeos, Francia

Conocida fundamentalmente por la excelencia de sus vinos, Burdeos es una ciudad que tiene mucho que ofrecer. Desde su maravillosa arquitectura hasta el amplio abanico de actividades que dan vida a sus tierras, hacen de este un destino ideal para los amantes de las urbes coloridas.

Ubicada en la costa atlántica del sudoeste de Francia, Burdeos es una ciudad portuaria de la región de Aquitania. La atraviesa el río Garona, y posee el último puente sobre su cauce, que lleva el nombre de la región a la que pertenece.

La ciudad está estrechamente relacionada con actividades deportivas de renombre. Los deportes más populares allí son el fútbol y el rugby, pero además Burdeos es etapa obligatoria del Tour de France, y la llegada a ella de los ciclistas que compiten es casi tan prestigiosa como el arribo a los campos Elíseos, en París. Esto se explica porque uno de los mejores velódromos de Francia, el Stadium de Bordeaux-Lac, se encuentra en sus límites geográficos.

La cercanía a la costa atlántica transforma a esta ciudad den un destino soñado para los surfistas, que encuentran excelentes condiciones para la práctica de este deporte en las aguas circundantes.

Burdeos posee varios monumentos que destacan por su exquisito estilo neoclásico. Pertenecen al siglo XVIII el antiguo Palacio Arzobispal –actual ayuntamiento– y el teatro Victor-Louis. De los siglos XII a XVI son el anfiteatro romano, las iglesias romanas de San Severino y de la Santa Cruz, la catedral de San Andrés y la iglesia de San Miguel.

A mediados del siglo XVIII Burdeos comenzó a mostrar señales de su producción vitivinícola en las decoraciones de muchos de sus monumentos. El Palais de la Douane et de la Bourse, las Portes d’Aquitaine y Dijeaux son algunos ejemplos tempranos. Pero el período más prolífico tuvo lugar en el siglo XIX, cuando todos los comerciantes de vino comenzaron a decorar sus edificios con esculturas de vides y elementos relacionados. Muchos monumentos públicos también muestran las huellas de la estrecha relación que la arquitectura guardó con la actividad principal de la ciudad: el Monument des Girondins, la Fontaine Art Nouveau en Amédée Larrieu y los monumentos al escritor local Gaston Lafargue y al científico Alexis Millardet, en el jardín público, son ejemplos sobresalientes.

A pesar del cambio de estilos a través del tiempo, permanecen las referencias al dios Baco en las fachadas de los edificios. Incluso la embarcación Ville de Bourdeux, que lleva a bordeleses y turistas desde la ciudad hasta los viñedos, fue decorada en 1990 con una figura del dios del vino.

Tienes una amplia información turística de la ciudad en:

Tags:

Imprimir



1 comentario

  1. La pijilla dice:

    es grande burdeos?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top