Saint Paul de Vence, pueblo encantador

Saint Paul de Vence, Provenza

Saint Paul de Vence es un pueblito fortificado de la región de Provenza, situado en la cima de una colina y habitado por infinidad de galerías de arte, exclusivas casas de moda y diseño, y numerosos cafés con mesas al aire libre.

Es una verdadera joya de Francia, pequeña y poco conocida, perfecta para explorar y descubrir a gusto. Una breve caminata por las calles de Saint Paul alcanza para enamorarse del lugar. Fuentes, estatuas, arquitectura tradicional, y unas magníficas vistas desde lo alto, hacia las montañas y hacia el mar.

Un paraíso semejante sólo puede existir si es difícil llegar a él. De hecho, no hay servicio de trenes hasta allí, de modo que las opciones disponibles son contratar un tour, viajar en autobús o aventurarse en un auto propio o alquilado. Veamos, entonces, cómo llegar y qué ver allí.

Para alcanzar el pueblo en autobús, las mejores opciones son las ciudades costeras de la Rivera Francesa. Cagnes sur Mer es una magnífica elección, ya que en sólo quince minutos el servicio de autobuses nos lleva hasta la entrada misma de la fortaleza de Saint Paul. Desde Niza, en cambio, el viaje en autobús TAM tarda una hora.

Ahora que sabemos cómo llegar, hay que prepararnos para lo que encontraremos. Desde luego, la estructura defensiva que protege a Saint Paul es un atractivo en sí mismo. Fue construida en torno al año 1400, pero a través de los años se siguió trabajando en ella, y hoy pueden verse obras de arte empotradas en las murallas: íconos religiosos y ornamentos de todo tipo son los que priman.

La Rue Grande es otro camino imperdible. Antiguamente, era una ruta romana, caracterizada por un puente que une dos casas de un lado y el otro del sendero. El puente aún se conserva, y es una curiosidad muy preciada de esta ciudad.

Foto Vía: Trip Advisor

Tags: ,

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top