Pasarela de Holzarte, aventura a lo Indiana Jones

Pasarela de Holzarte

La Pasarela de Holzarte o Passerelle d’Holzarte en francés, se encuentra en muy cerca del pueblo de Larrau en los Pirineos franceses.

Este puente está construido íntegramente en madera y cruza de lado a lado las paredes calizas de la llamada Garganta de Holzarte. Existe un punto de información en el pueblo de Larrau o en parking donde dejéis el coche, donde os proporcionaran toda la información necesaria sobre los distintos recorridos que podréis realizar, el tiempo que tardareis, la dureza de los mismos, etc.

Esta pasarela es un reto de visitar pues, consiste en una buena caminata que comienza en el pueblo de Larrau y continua, en una bella senda, de una duración aproximada de una hora, hasta llegar al inicio de la Garganta de Holzarte y después de unos minutos más de camino, empezareis a ver en la lejanía, este impresionante puente.

Además, si tenéis fuerzas y ganas, os animamos a seguir hacia delante después de cruzar la pasarela puesto que, el sendero continua ofreciendo un recorrido circular sobre la garganta de Holzarte, calificados por muchos como espectacular.

El puente posee una gran magnitud, unos 70 metros de longitud y sobresale, por su increíble caída al vacío, de unos 150 metros de caída vertical rodeados de paredes calizas moldeadas durante años, por los torrentes que se encuentran en la zona.

Sin querer asustaros pero si preveniros, aunque en materia de seguridad este puente pasa siempre los controles y está sujeta a una serie de duros y gruesos cables de acero que parte de los dos extremos de la garganta, tenéis que saber que, son muchas las personas que en el medio del puente prueban a saltar, lo que genera una vibración bastante intensa en el resto de la pasarela. Por lo que este puente, no lo recomendamos para gente con miedo a las alturas ya que, pueden pasar un mal rato.

La visita es muy recomendable, sobre todo, en la época de verano o en la de primavera ya que, los bosques y toda la vegetación de los alrededores, adquieren miles de tonalidades de colores preciosos, las dos únicas pegas son, que siempre suele estar lleno de montañistas y turistas haciendo la caminata y el calor. Si lo visitáis en invierno, la subida a esta pasarela puede presentaros algunas dificultades por la nieve o por el barro, que se acumula en su sendero.

Esta visita es muy bonita de realizar y una experiencia que nunca olvidareis pero solo es recomendable para aquellos que estén acostumbrados a andar, a practicar senderismo o que les guste la aventura, pues la caminata es dura y cansada.

Un puente divertido, curioso y no apto para lo que padezcan vértigo ya que, os sentiréis como Indiana Jones en una de sus aventuras. Toda una experiencia cruzarla de lado a lado.

Foto via: panoramio

Tags: , ,

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top