Recorrer París en bicicleta o sobre patines

bicicletas de alquiler en paris

Las grandes ciudades presentan, desde mi punto de vista, un problema a la hora de moverte con total libertad. En mi caso prefiero moverme con mi propio coche que hacerlo en transporte público, salvo que haya alguna razón por la que me sea imposible o tremendamente incómodo.

Y eso es lo que suele ocurrir en las grandes ciudades: ausencia de aparcamientos, estacionamientos subterráneos escandalosamente caros y un caos de tráfico que no conocemos. Todo ello puede no sólo jugarnos malas pasadas, sino darnos más de un susto y amargarnos las vacaciones.

En París entrar en la ciudad con tu propio coche puede considerarse una aventura de locos así que el transporte público se acaba convirtiendo en la principal opción, a no ser que uno quiera recorrer a pie toda la ciudad, algo que puede resultar un poco cansado.

La propuesta que os traemos hoy es conocer la capital francesa con un medio de transporte que nos permite actuar con más libertad que el transporte público, pero menos engorroso que un coche particular. Se trata de cogerse una bicicleta o unos patines lo que, además garantiza que haremos ejercicio y que disfrutaremos de los bellos días estivales que ya se disfrutan en París.

En el caso de las bicicletas podéis viajar con la vuestra propia u optar por alquilar una al llegar allí. En el caso de los patines lo más práctico es que os la llevéis desde casa. En los últimos años París se ha dado cuenta de lo útiles que pueden resultar estos dos sistemas de ruedas, por lo que ha realizado todo tipo de mejoras para favorecer su uso.

Así, los ciclistas y amantes de los patines pueden utilizar los carriles de autobús ensanchados (prestados por los autobuses RATP y los taxis), vías específicas que son seguras y que se pueden encontrar en los ejes principales. Además, los domingos los carriles del muelle (salvo anulación señalada o crecida del Sena) están reservados en su totalidad a los peatones, ciclistas y patinadores.

En el caso de que queráis alquilar una bicicleta podéis hacerlo en prácticamente cualquier estación, ya que son los lugares habilitados para recogerlas y dejarlas. Vélib´es la entidad que gestiona este alquiler que está disponible las 24 horas del día los siete días de la semana. Su funcionamiento es simple: por un euro se puede alquilar una bicicleta. Sólo hay que identificarse en las pantallas de los estacionamientos, acceder al menú y elegir bicicleta.

Se pueden usar abonos de corta duración, que es lo más adecuado para quienes vayan de vacaciones, u otro sistema de tarjetas que tiene duración de un año. Sea cual sea la fórmula elegida los 30 primeros minutos de cada trayecto son siempre gratuitos.

Foto Vía Jake_agora13

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top