Un día en familia en el Valle de los Monos

Valle des singes

El Valle de los Monos, o de los Simios (Vallé des Signes para los franceses) es uno de esos lugares que hay que visitar con niños porque, sin ninguna duda, resultará para ellos una experiencia inolvidable. Y para aquellos que los acompañen también, ya que un día tan lleno de momentos divertidos y en un ambiente tan tranquilo, y sin prisas, sin duda les liberará por unas horas de las tensiones de la vida diaria.

Encontrarás el Valle de los Monos en las afueras de Romagne, pequeña ciudad situada en la región de Poitou-Charentes, (que pertenece al departamento de La Vienne). Llegar hasta allí es ya un viaje a la Naturaleza, ya que te verás conduciendo a lo largo de campos, y más campos inmensos de colza, de un color amarillo tan intenso que te deslumbrarán. Una vez que hayas llegado a tu destino, encontrarás 15 hectáreas de espacios arbolados, senderos, arroyos y nada menos que unos 350 ejemplares de 30 especies diferentes de primates que saltan y pasean ante tus ojos y, en ocasiones, ante tus pies… Y no, no verás ni jaulas ni animales atados, ya que todos se mueven, dentro de sus zonas, con libertad. En fin, ¡una experiencia que le encantará a toda la familia!

¿Qué especies puedes conocer de cerca en el Vallée des Signes?… Distribuidos en 15 zonas diferentes, durante tu visita encontrarás desde monos ardilla hasta titis, pasando por mandriles, lemures de varios tipos, capuchinos, gorilas, hasta llegar a la novedad de este 2011, los bonobos, que, llegados desde el Congo, en breve estarán también ocupando una parte importante de este paraíso animal. De hecho, la zona que ha sido preparada para ser el hogar de los bonobos es una de las más extensas de este parque. Todo lo mejor para cuidar de esta especie en peligro de extinción que comparte con el hombre el 99% de su material genético.

Los gorilas comiendo

Explicándonos cómo viven, se relacionan y se alimentan los gorilas

Aparte de estas 15 zonas, en el Valle de los Monos también encontrarás dos áreas de picnic, restaurantes, dos parquecitos para que jueguen los más pequeños mientras sus padres descansan rato, aseos, además de salas de proyección de vídeos  y de educación para grupos, entre otros servicios. Por supuesto, cuentas con parking en la misma entrada del parque.

Nosotros llegamos sobre las 11 de la mañana, más o menos, y tuvimos la suerte de contar con un día despejado y con una temperatura ideal (el mes de abril es una época estupenda para visitar esta región francesa).

Nuestra recomendación es que no te olvides de pedir uno de los folletos que reparten en la taquilla de venta de entradas y que hagas el recorrido según el mapa que encontrarás dibujado en su interior. Y si dejas que los niños te guíen aún disfrutarán más esta visita, pues se sentirán mayores mientras te van explicando por dónde seguir y que especie tienes en ese momento saltando de una rama a otra sobre tu cabeza…

Monos en arboles

  • Información útil para tu visita al Valle de los Monos:

El parque está abierto, durante este 2011, todos los días desde el 2 de abril hasta el 13 de noviembre.

El horario varía según el mes:

– En Abril, Mayo, Junio y Septiembre, es de 10 a 18 horas.

– En Julio y Agosto, es de 10 a 19 horas.

– En Octubre y Noviembre, es de 10 a 17 horas.

Precio de las entradas en 2011:

– Adultos: 16 euros.

– Niños de entre 5 a 12 años: 10 euros.

– Niños menores de 5 años: entrada gratuita.

Tags: ,

Imprimir



1 comentario

  1. maria dice:

    en verdad deceo viajar a Francia seria para mi algo reeeeaaalllllllmmmeeeennnnttttteee hermoso y espectacular

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top