Évreux, historia y arte a una hora de París

Evreux

Ubicado en la alta Normandía nos encontramos con Évreux, la capital religiosa y administrativa del Eure. A tan sólo una hora de París, este lugar ofrece al turista una gran cantidad de historia, cultura y naturaleza, características que sin duda le confieren el interés suficiente como para ser visitado.

Muchos son los tesoros de distintas épocas que se aglutinan en este municipio francés. No obstante, la gran mayoría de estos elementos tuvieron que ser restaurados tras la 2ª Guerra Mundial, ya que los constantes bombardeos los dejaron en un estado bastante lamentable.

Entre las visitas obligadas de Évreux se puede destacar la Iglesia de St Crhistophe de Revilly, un precioso ejemplo del románico rural del siglo XI. También es posible visitar otro tesoro emblemático del municipio como la iglesia de Saint Taurin (siglo X), un edificio que tras sus remodelaciones puede alardear de la concentración de tres estilos distintos, románico, gótico y renacentista. Además, esta iglesia cuenta con el valor añadido del relicario de San Taurin, una obra maestra de la orfebrería medieval de Francia.

Evreux

La impresionante Catedral, dedicada a la Virgen desde 1076, es otra de las atracciones turísticas por excelencia. En ella el visitante podrá admirar los distintos estilos que la componen pasando del románico hasta llegar al renacimiento. Además sus vidrieras ofrecen un espectáculo visual increíble.

No obstante, el lugar más visitado en este municipio de la Alta Normandía es sin duda alguna el Museo de Évreux. Ubicado en un edificio del siglo XV en el que se establecía el antiguo Obispado, este espectacular edificio unido a la Catedral cuenta con atractivos como la gran colección arqueológica en la que se puede destacar, entre otras piezas, la estatua de bronce de Júpiter Sator de Gisacum.

El museo además cuenta con una colección muy extensa de arte medieval (en su mayoría) y moderno. Es posible ver obras de personajes como Alessandro Magnasco, Henri Gervex, Eugène Boudin o Maurice Denis entre otros.
Por último, debemos destacar la visita obligada a la Torre del Reloj. Un elemento del siglo XV que milagrosamente se salvó de los bombardeos de la 2ª Guerra Mundial.

Cabe destacar que las mejoras producidas en el transporte han hecho que sea relativamente fácil llegar hasta este lugar desde el centro de París, por este motivo muchos trabajadores de la ciudad han escogido este municipio para residir. Este dato es bastante positivo para todo aquel que tenga interés en visitar tanto la gran capital como esta hermosura de municipio, ya que en tan sólo una hora es posible recorrer la distancia que los separa.

Foto vía 1 y 2 : datuopinion.com

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top