La lucha del Caos frente al Edén

Situado en Saint-Roman au Mont d´Or, una comuna francesa del departamento de Ródano en el distrito de Lyon, nos encontramos con una visión un tanto particular de las desgracias humanas contrarrestada por un auténtico jardín del Edén. Dos estructuras que a día de hoy suscitan polémicas constantes ante la mirada atónita de turistas y el desagrado de los habitantes del lugar.

No es casualidad que estos dos elementos estén enfrentados, separados tan sólo por una calle. Lo cierto es que este particular jardín del Edén fue una respuesta ante las extravagancias artísticas de Thierry Erhmann, autor de la estructura caótica vecina.

En 2002 este hombre de negocios, y también abogado, adquirió una finca en esta comuna que albergaba entre otras cosas una construcción de piedra. La intención de Erhmann era deconstruir este lugar denunciando la maldad del hombre. Según este personaje con esta acción pretendía mostrar al mundo una denuncia clara ante los atentados terroristas del 11-M y las guerras de Irán y Afganistán entre otros.

El problema es que parece ser que tanto el alcalde como el resto de ciudadanos no comprendieron muy bien su finalidad, y lo único que veían era un nido de escombros que terminó lleno de grafitis, pintadas y elementos decorativos un tanto decadentes. Una estructura desnuda que se asemeja más a una casa carbonizada que a unas oficinas (y es que cabe destacar que Erhmann mantiene su despacho en esta propiedad).

Ante la presión constante de las autoridades, alegando que no existía licencia para ese tipo de obras, Erhmann se respaldó en la ley francesa la cual defiende que las obras artísticas no están obligadas a tener dicha licencia. A pesar de que en 2008 la ley dio la razón a las autoridades, el abogado francés está a la espera del recurso presentado contra la sentencia.

Por otro lado tenemos el caso de su vecino, Marc Allardon. Un hombre dedicado al mundo de la limpieza industrial que lejos de querer ser artista se vio en la necesidad de contrarrestar la abominable visión que Erhmann estaba otorgando a su calle y a la comuna en general. Así pues, este hombre decidió crear en su propiedad un auténtico jardín del Edén. Pintó la vall de su casa con todos los colores del arcoíris y se encargó de llenar todo el jardín y terreno con enormes esculturas a modo de flores gigantes, una serpiente de colores, una torre de Babel, la estatua de la Virgen, la espada de Damocles y varias inscripciones sobre los mandamientos.

Cabe destacar que a pesar de que Allardon lo único que pretendía era realizar una clara denuncia ante el comportamiento de su vecino, las autoridades también lo denunciaron debido a que según estas tampoco contaba con licencia para dichas modificaciones.

Todo aquel que quiera ver estas obras, antes de que finalmente sean derruidas (o no) deberá dirigirse a la 17, Rue de la Rèpublique/ 15, Rue de la République en Saint-Romain-au-Mont-d´Or.

Foto vía: Ealquilerdechoches.Blogspot.com

Tags:

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top