Melun a orillas del Sena

Melun

Melun encontraría su origen en la época romana; y es que ya por aquellos días se tenía conocimiento de una pequeña aldea gala situada en la islas de Melun a orillas del Sena. Esa aldea recibía por aquel entonces el nombre de Melodunum, y todo apunta a que se trataba de la actual Melun.

Emplazada en un cruce de caminos, actual departamento de Sena y Marne (Región Isla de Francia), en el siglo IX fue saqueada por los normandos, mientras que en el X Roberto el Piadoso, cuya vida dedicó a la defensa de Francia de los normandos, construyó un castillo que sería residencia y fortaleza defensiva (castillo que terminaría completamente destrozado por ser usado poco a poco en otras obras).

Melun cuenta con un gran tesoro como patrimonio. Un número importante de elementos históricos que han perdurado en el tiempo para narrarnos los episodios más significativos de esta preciosa comuna. Abadías, puentes, criptas, catedrales, conventos… ninguna pieza falta en Melun, todas están meticulosamente colocadas, como eslabones perfectos, para dejar al turista completamente impresionado.

Tenemos varias visitas obligatorias en la comuna. Por ejemplo, no debemos perdernos el priorato de Saint-Sauveur o el Melun Notre-Dame, auténticos vestigios de lo que fue el siglo XI en esta pequeña gran comuna. También son particularmente bellos los molinos que quedan a orillas del Sena, precioso testimonio de una época en la que el poder de las aguas significaba todo. Y si hablamos de esas aguas no podemos dejar de visitar el que durante siglos ha sido el medio de transporte más empleado para pasar de un lado a otro, las barcazas, una forma divertida de moverse por esta zona del río Sena.

En otro orden también debemos destacar lugares como el puente de “Aux-Moulins», las concurridas plazas, los antiguos hornos romanos en los que se fabricaba preciosa cerámica, la iglesia de Saint Aspais, la abadía de Saint Père y un número extensísimo de lugares que nos mantendrán ocupados durante nuestra visita a la comuna.

No obstante, aunque nuestro tiempo en Melun esté completamente ocupado por visitas culturales, lo cierto es que no tenemos que pasar por alto la deliciosa gastronomía de la ciudad; y es que se hace más que necesario probar platos y productos típicos como su famoso queso DOC o el Brie de Melun.

– Información práctica para viajar a Francia

Foto vía: Agglo-melunvaldeseine

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top