Origen y causa de las Guerras de religión de Francia

MATANZA HUGONOTES

Se conoce como las Guerras de religión de Francia, a una serie de enfrentamientos civiles que tendrían como zona de acción el Reino de Francia durante la segunda mitad del siglo XVI. Las diferentes guerras, unas ocho, se sucederían en los años entre 1562 y 1598.

El detonante de todos estos conflictos residía en las disputas religiosas entre católicos y protestantes calvinistas, hugonotes. El origen lo encontraríamos en la paz Cateau-Cambreis, muy favorable a España. En una de las cláusulas se impondría la contra-reforma francesa. Así, esto, sumado a la crisis económica, hizo que los calvinistas franceses, mayoritariamente burgueses, se sintieran exprimidos, y buscaran el apoyo de la baja nobleza, que estaba dispuesta a la mejora de estatus del poder que ofrecía la nueva religión.

Las causas del conflicto también pasan por el debilitamiento del poder real. Los reyes Francisco I y Enrique II no habían tolerado oposición alguna a su poder. Al morir el último, los reyes Francisco II y Carlos IX eran muy jóvenes para reinar, así pues surge la figura de Catalina de Médicis como regente, la cual intentará, junto al canciller Michel de l ´Hospital, mantener la continuidad del Estado mediante la tolerancia religiosa.

Al existir un cierto vacío de poder, fueron tres los clanes familiares que se enfrentarían para reinar, por un lado tenemos a los Montmorency, por otro a los Guisa y por otro a los Borbones.

Entre todo esto surgen las otras potencias, que vieron en esta inestabilidad una oportunidad clara de apoyar a los diferentes frentes por sus propios beneficios. Así, Inglaterra intervendría en apoyo a los protestantes, mientras España lo haría en apoyo al clan de los Guisa, católicos intransigentes.

Así, durante las guerras de religión, Inglaterra y España también se enfrentarían, apoyando militarmente cada uno a un bando y tomando el territorio francés como campo de batalla.

Estas guerras realmente son complejas pues los intereses eran tantos que no se puede establecer un único origen; y es que además de todo lo expuesto anteriormente, Inglaterra tenía intención de recuperar Calais (perdida en 1558), España quería recuperar la parte septentrional de Navarra y Saboya, aliada de España, quería recuperar las ciudades italianas ocupadas por Francia tras las Guerras de Italia.

Más sobre la historia de Francia.

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top