Las cuevas de Jonas en Saint Pierre Colamine

cuevas de jonas

Una de las visitas obligadas si estamos en la región de Auvernia es Saint Pierre Colamine. Es justamente aquí donde encontramos el conjunto de cuevas de Jonas. Un lugar muy curioso que es visitado por miles de turistas al año.

Estas cuevas han tenido un largo recorrido a lo largo de la historia. Comenzaron a fraguarse ya en la prehistoria, por lo que su importancia es más que evidente.

Durante cientos de años, los pueblos de la zona usaban estas cuevas como viviendas, pues lo cierto es que el mantenimiento de otras viviendas primitivas era mayor, y aquí estaban completamente resguardados del clima y otros peligros.

Si bien es cierto que estos pueblos fueron los primeros que comenzaron a conectar las cuevas de Jonas, su mayor expansión vino en la Edad Media, momento en el que un conjunto de monjes católicos se hicieron cargo de ellas. Fue durante este periodo cuando se construyeron varias capillas de oración así como cuartos de estar y otras habitaciones. Podemos decir que las cuevas de Jonas se transformaron en una especie de monasterio de piedra cuidado y preservado por esta comunidad de monjes.

Con el paso del tiempo el monasterio quedó bastante desamparado. Afortunadamente, cerca de este lugar se encontraba un castillo y los caballeros del mismo se fijaron en este conjunto de cuevas. Vieron en ellas un gran potencial defensivo. Así pues, fueron aprovechadas como una estructura defensiva para poder sorprender a sus adversarios y evitar que pudieran avanzar hasta el castillo.

Esta época también pasó, pues al terminar las guerras feudales de la región, las cuevas quedaron completamente abandonadas. Así terminaba un gran ciclo de arte rupestre, reliquias y fortificaciones.

En la actualidad podemos observar un conjunto de unas 70 habitaciones distribuidas en unas cinco plantas. Estas habitaciones cuentan con ventanas, muchas de ellas están plagadas de pinturas e incluso arcos, tallados en su momento por los monjes. Se han conservado frescos religiosos medievales que a día de hoy muestran aun sus colores.

Sin duda se trata de una visita muy interesante en la que podremos disfrutar de un lugar histórico plagado de leyendas y huellas de otras épocas.

Otros enlaces de interés:

Foto vía: atlasobscura

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top