Qué ver en Villeurbanne

Villeurbanne en Francia

Villeurbanne es una comuna francesa situada en la región de Ródano-Alpes, concretamente en el distrito de Lyon. Lo cierto es que está ubicada justo al lado de Lyon, a tan sólo unos 15 minutos en transporte público, por lo que es un lugar excelente para alojarnos si tenemos pensado visitar esta ciudad.

Si bien es cierto que en Lyon encontramos lugares muy interesantes, en Villeurbanne también podemos encontrar visitas que debemos marcar en nuestra ruta. Así, estacamos por ejemplo Le quartier des Gratte-ciel. Es un complejo arquitectónico de lo más moderno que se construyó entre 1927 y 1934.

Con un aspecto modernista hasta el extremo, este lugar se basó en diversas influencias europeas e incluso del norte de América. Asimismo, podemos decir que se trata del primer rascacielos construido en Francia gracias a un hombre, Lazare Goujon, un alcalde enamorado del modernismo.

Este lugar cuenta con más de 1.400 viviendas sociales, además de instalaciones públicas de diversa índole.

En Villeurbanne encontramos además de iglesias de gran interés. Así, podemos visitar, por ejemplo, la hermosa Iglesia de la Natividad. Se trata de una iglesia católica que cuenta con vistas a la plaza pública Granclément.

También destacamos la Iglesia de San Atanasio. Se trata de una capilla sencilla que fue construida en el año 800 dC por los marineros de Ródano.

Villeurbanne es la sede del Teatro Nacional Popular (TNP). Se trata de una institución teatral creada en 1920 por Firmin Gémier y que se ubicó justamente aquí, en Villeurbanne, en 1972. Esta institución tiene como prioridad absoluta hacer llegar un entretenimiento de calidad al mayor número de espectadores posibles. Así, intenta crear un ocio “elitista para todos”.

Encontramos edificios como Villa Lafont, una hermosa villa construida en hormigón armado allá por 1930 por el ingeniero Leo Lelièvre para la familia Lafont.

Muchas partes de esta villa están inscritos como Monumentos Históricos de Francia, como puedan ser su fachada, tejados, escaleras principales, pasillos del primer y segundo piso, el Salón de Boda o la chimenea.

Destaca por contar con elementos muy innovadores para su época, sobre todo en la arquitectura exterior. La misma contrasta mucho con el interior, marcado por un diseño un poco más clásico. Así, se intentaba dar la visión de un lugar moderno pero con influencias de las antiguas villas de Pompeya, o por lo menos esa fue la intención de la señora Lafont en todo momento que no dudó en incluir grandes pinturas clásicas en su interior, entre otros elementos.

Como comentábamos, a tan sólo 15 minutos en transporte público encontramos el centro de Lyon. Así, la cercanía a esta ciudad nos permitirá visitar un sinfín de monumentos más; y es que no debemos olvidarnos de que aproximadamente unas 427 hectáreas de la ciudad están clasificadas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Dentro de ese patrimonio encontramos el Vieux Lyon, un hermosísimo barrio medieval ubicado a orillas del río Saona. Es uno de los barrios mejor conservados de la época medieval y renacentista con ese tamaño. Así pues, merece la pena pasear por sus empedradas calles.

También destaca La Croix-Rousse, una colina en la que se ubica un pintoresco barrio. El barrio está marcado por su pasado como centro de la industria de la seda.

Parque-de-la-Tète-d´Or en Villeurbanne

Finalmente, también podemos visitar otra colina, la de Fourvière. En esta ocasión, lo que encontraremos en esta colina será el teatro romano de Lyon y la preciosa basílica Notre-Dame de Fourvière.

Justo en la frontera entre Lyon y Villeurbanne encontramos un lugar digno de visitar, el conocido como Parque de la Tète d´Or. Es uno de los parques más grandes de Francia, construido por dos hermanos, Eugenio y Denis Bühler.

Abrió sus puertas en 1857 y es exactamente contemporáneo al parque de Central Park ubicado en Nueva York.

En nuestro paseo por este precioso parque encontramos grandes invernaderos, un velódromo, la cabaña del guardia y la casa de campo, construida en 1894. Asimismo, también destaca el monumento de los muertos de la Isla de los Cisnes o el jardín de rosas.

En total estamos ante unas 117 hectáreas. Un gran recorrido natural que cuenta con ocho entradas y que además alberga un sinfín de eventos durante todo el año, como exposiciones, teatro y cine al aire libre, entre muchos otros.

PARA CONTINUAR CON LA RUTA…

Foto 1 vía:  arquiscopio

Foto 2 vía: Gonedelyon

Tags:

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top