Aquitania, Pais del Vino

zona de Aquitania

Aquitania la región más suroccidental, es la más cercana a España tanto geográfica como culturalmente. Unida al territorio nacional, a las grandes metrópolis europeas y al resto del mundo es el mayor nudo de comunicaciones. Las ciudades más importantes de Aquitania son Burdeos, Pau, Bayona, Agen, Mont-de-Marsan, Biarritz, Périgueux, Bergerac, Dax y Libourne.

Su capital es Burdeos, ciudad que vive del comercio y, especialmente, de la industria del vino. Para unir armoniosamente el mundo del vino y el turismo, la región de Aquitania ha decidido desarrollar un sello de calidad «Destination vignobles» (El País del Vino), en torno al cual los territorios vitivinícolas reúnen sus fuerzas. Alrededor de la ciudad hay varias zonas de viñedos con châteaux para la cata y la compra de buenos caldos (Médoc, Libourne o Entredeux-Mers son tres de estas áreas).

Decididamente, Aquitania es una región afortunada; es maravillosa simplemente al natural. Además de estar bordeada por toda su costa oeste por el océano Atlántico, la región queda atravesada por los ríos Dordoña y Garona, donde se puede practicar el turismo fluvial, el surf y la navegación. Con 250 kilómetros de costas oceánicas, posee la mayor playa de arena fina de Europa. Al sur de la desembocadura de ambos ríos, la costa es una consecución de playas, donde la arena le servirá de blando colchón, ya sea en la versión clásica o naturista, y en el interior, dominan extensas Landas, rodeadas de un inmenso bosque de pinos que forma un Parque Natural desde el siglo XIX, de una naturaleza notablemente conservada, con una fauna y flora muy diversas. Igualmente se pueden visitar varias reservas naturales siendo su gran número una de las particularidades de este litoral con múltiples facetas, paisajes únicos para hacer senderismo.

Aquitania, país del vino

Aquitania también cobija grandes tesoros patrimoniales, al norte de la región se halla una zona de importantes yacimientos prehistóricos (Les Eyzes y el valle del Vézèere) y varias ciudades medievales como Périguex, Sarlat y Bergerac.

Terminar comentando la gastronomía excepcional que poseen, desde la sabrosa cocina familiar hasta las mesas refinadas, uno de los placeres que ocupa un lugar preferente.

Con todas estas singularidades se garantiza una estancia intensa y extraordinaria.

Tags: ,

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top