Cafés y terrazas de París

Los cafés en la vida parisiense son lugar de encuentro y de descanso reparador. Desde la mañana hasta la noche, estos establecimientos –apostados en las terrazas o cerca de los centros turísticos más frecuentados– albergan trabajadores locales y visitantes extranjeros, que los incorporan como sitios de paso obligado durante el día laboral o en el paseo por la ciudad.

Café de Flore, Paró

Café de Flore, en el Barrio Latino

Algunos cafés de París son valiosos por su historia y por las actividades de muy diversa índole que se desarrollan en su interior. En el distrito 7, el Café du Marché es famoso por sus terrazas con calefactores en forma de sombrilla, diseñados para que las mañanas y las tardes frescas no impidan el auspicioso y necesario paso por sus instalaciones. Cerca del Louvre, en el Jardín de las Tullerías, el Café Marly posee una terraza con vista a la famosa pirámide de cristal. Le Nemours, en la plaza Colette, brilla cada noche a la sombra del teatro de la Comedia Francesa.

En el barrio de Le Marais, el café Le Victor Hugo se despliega bajo las arcadas de la plaza de Vosges. A pocos metros de allí, las terrazas de la plaza Saint-Catherine se destacan por el ambiente de paz que brinda a sus concurrentes.

En Montparnasse y en el Barrio Latino, cerca de la Universidad de La Sorbona, los cafés son templos de la vida literaria y artística. En Saint-Germain-des-Près se encuentran los escritores con sus editores, cerca de las editoriales Gallimard y Grasset. De Flore y Aux Deux Magots incluso otorgan premios literarios muy anhelados por el mundo de las letras. Guillaume Apollinaire, André Breton, André Malraux, Hemingway, Stefan Zweig y Bertolt Bretcht, entre muchos otros, han frecuentado estos cafés. Aux Deux Magots, de hecho, fue oficina y salón mítico de Jean-Paul Sartre y de su compañera Simone de Beauvoir, durante los años cincuenta.

En Lutétia y en Beaubourg se combinan la moda, el arte y los medios de comunicación; allí se realizan entrevistas periodísticas para revistas como Elle, y se despliegan numerosas bibliotecas.

El último piso del Centro Pompidou alberga el café Le Georges, que ofrece una panorámica sorprendente de los tejados de París.

Tags:

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top