La Puerta de Aude en Carcassonne

Puerta de Aude

En la ciudad amurallada de Carcassonne se encuentra la puerta de Aude, antes llamada puerta de Toulouse. Es una de las cuatro puertas que dan acceso a «la cité de Carcassonne«, dichas puertas están ubicadas en cada uno de los puntos cardinales y aparte de la puerta de Aude, también se encuentran la puerta del Burgo, de Narbona y la puerta de Saint-Nazaire.

La puerta del Aude se abre hacia el río Aude, en el sector occidental del conjunto, por una de las zonas en las que el acceso al recinto fortificado resulta más difícil, se encuentra protegida por una barbacana, un castillete y un enorme matacán.

Esta muralla data del siglo XIII, defendía el extrarradio de las riberas del Aude. Su objetivo principal era impedir que el enemigo pudiera situarse entre el Aude y la Ciudadela. Aunque delante de esta puerta no hay ni un foso ni un puente levadizo, no resultaba fácil llegar allí.

Esta puerta tiene forma de arco de medio punto, en el que quedan alternados sillares de piedra y ladrillo, como medio para reforzar aún más el conjunto, por la capacidad de absorción de impactos del ladrillo. El matacán hoy visible, no forma parte de la construcción original, sino que es un añadido efectuado por Viollet-le-Duc durante su restauración.

En 1816 esta muralla fue parcialmente destruida por la construcción de la iglesia de Saint-Gimer, subsistiendo únicamente la rampa de acceso, que queda rodeada por muros almenados. La rampa de acceso se iniciaba en la barbacana, hoy desaparecida.

La configuración de esta Puerta posee un complejo sistema defensivo, ya que existen arcos que aparentemente contienen puertas en realidad inexistentes, tratándose únicamente de un modo de burlar los esfuerzos de los atacantes por penetrar las defensas de la fortificación. También se encuentran diversos pasillos con recovecos y entrecruzamientos para que cayeran en una trampa los atacantes, quedando expuestos a disparos desde todos los ángulos posibles. Por lo tanto, en esta muralla se combinan con gran sofisticación, diversos sistemas de defensa activa y pasiva de la época.

Lo más característico de esta puerta son: sus dos castilletes, una plaza de Armas y una antepuerta que la hacen inexpugnable.

Foto vía: MantisXxl

Tags:

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top