El puente levadizo, la «Torre Eiffel» de La Seyne

Puente Levadizo La Seyne

La Seyne Sur Mer es una pequeña localidad ubicada en la bahía más bella de Europa, en el departamento de Var sobre el Mediterráneo; fue un suburbio industrial de Toulon y cuna de la fabricación de barcos, con sus impactantes astilleros como Forges y Chantiers de la Méditerranée. Llegó a ser la segunda ciudad ás grande después de Toulon, pero actualmente es una tranquila ciudad dedicada a la pesca y al turismo.

Al final del muelle, cerca del Monumento a los Caídos, en el Club Nautique Seynois construido en 1905, hay una pequeña rotonda que luce un fresco de Oliva Tamari, un pintor provenzal; de hecho, toda la ciudad está decorada con murales que se pueden descubrir paseando por las dulces alamedas peatonales.

A la entrada del puerto se encuentra el puente levadizo, emblema de la ciudad, mudo testigo de otros tiempos, cuando la botadura de los buques construidos por Forges y Chantiers era saludada con una salva de cañones. Este espacio se está convirtiendo en un gran parque marítimo, Marépolis, dedicado a la tecnología marítima, la ingeniería oceánica y la protección ambiental.

La Seyne sur Mer era antiguamente una zona pantanosa invadida por unas plantas acuáticas llamadas “sagna” en provenzal, a las cuales debe su nombre. En 1593 comenzó a construirse el puerto, y la zona pantanosa se convirtió en una importante ciudad marinera, industrial y turística. Con más de veinte kilómetros de costa, la Seyne-sur-Mer está bordeada por el mar azul que acaricia suaves playas de arena recibiendo miles de visitantes por año.

Pero dediquemos nuestra visita al puente colgante. Declarado Monumento Histórico, es actualmente una torre de observación de 42 metros de altura que ofrece privilegiadas vistas de la región. Fue construido en el siglo XIX, cuando los astilleros eran una verdadera ciudad dentro de la ciudad y atrajeron la riqueza y la prosperidad durante casi un siglo.

De los astilleros de La Seyne salieron desde dragas para la construcción del Canal de Suez hasta lujosos transatlánticos y el puente, una magnífica obra de ingeniería, fue llamado «la Torre Eiffel de La Seyne». Pero los astilleros no durarían para siempre; abrieron sus puertas por última vez el 28 de febrero de 1989. El puente colgante iba a ser demolido, pero la voluntad popular lo salvó de la picota.

El puente puede ser visitado de martes a sábados por la mañana y la tarde; recomendamos informarse acerca de los horarios según la época del año ya que hay horario de invierno y de verano. La visita es gratuita. Es muy fácil llegar a Toulon por aire ya que su Aeropuerto de Toulon – Hyères se encuentra a 17 Km. de la ciudad; la estación de ferrocarril más cercana es la Gare de Toulon del TGV Europe.  La Seyne está a sólo 7 Km. de Toulon, al otro lado de la bahía.

Foto: Puente Levadizo

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top