La montaña de Bugarach y la salvación del Apocalipsis

Pico Bugarach

Bugarach es una diminuta comuna de unos 200 habitantes emplazada en el departamento de Aude, en la enigmática región de Languedoc-Rosellon. En principio, el lugar es ideal para sentirse en contacto con la naturaleza. Ubicado a los pies del monte Bugarach, de 1.231 metros y considerado el más alto del Macizo de Cobières, esta pequeña comuna siempre ha estado rodeada de leyendas un tanto extravagantes.

Quizá se deba principalmente al extraño fenómeno geológico de la zona denominado cabalgamiento. Los estratos geológicos están situados al revés de lo común y habitual, es decir, las capas más antiguas estarían arriba mientras las más modernas se situarían abajo. Algo cuanto menos curioso y que ha dado pie a pensar que este lugar cuenta con la presencia de seres de otros planetas.

Muchos son los que aseguran que el mismísimo Julio Verne encontró la inspiración en esta montaña para escribir el Viaje al centro de la Tierra. Muchas son también las leyendas que ubicarían en la cima de esta montaña una base extraterrestre, originando por tanto sonidos y avistamientos extraños.

Cuentan también que desde la época de los Nazis ya se veían a soldados alemanes excavando esta zona de Francia sin saber muy bien para que. Y que las visitas de personas extrañas pertenecientes a sectas que realizan ritos a los pies de la montaña son constantes.

Sea como sea, lo cierto es que el protagonismo de esta comuna ha sido recientemente aumentado debido al temido día del juicio final. Pero no uno cualquiera, no, el día del juicio final vaticinado por los Mayas. Y es que muchos fanáticos han asegurado que esta enorme montaña tiene en su interior un gran número de naves espaciales, las cuales saldrán disparadas de la tierra el 21 de diciembre de 2012. Aseguran también que todas aquellas personas que estén por Bugarach en ese día se irán con ellos.

Sin embargo, otros  optan por la versión que habla de que este monte forma parte del linaje de los “picos sagrados”, unos lugares que quedarán completamente a salvo en el día marcado como el final de la humanidad conocida hasta el momento.

El equipo de gobierno de la comuna tiene miedo. Y es que un pueblo tan pequeño no puede dar cabida a una marea humana de cifras impredecibles. Por este motivo, el alcalde del pueblo ha pedido ayuda a las autoridades francesas para que protejan el pueblo durante esa fecha tan marcada.

Foto vía: Olivier Nade

Tags:

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top