El castillo encantado de Puymartin

Puymartin

Situado en el antiguo Périgord, actualmente Dordogne, encontramos el precioso y famosos castillo Puymartin.

Lo de precioso es evidente. Lo de famoso, viene de la mano de esa hermosura propia de su arquitectura y de otro dato un tanto peculiar; y es que este bello palacio es uno de los más encantados de toda Francia (o por lo menos eso dicen). Así, también sería llamado “Castillo de la Dama Blanca”, por albergar el fantasma de una mujer encerrada cruelmente en una de las habitaciones de palacio , incluso hasta después de su muerte.

Construido en 1270, este majestuoso edificio serviría como muralla entre Francia e Inglaterra durante la famosa guerra de los 100 años. Tras este duro episodio, sería saqueado, despojado de sus almenas, murallas, torres y tejados y dejado en un estado realmente lamentable. Debería esperar hasta 1450 cuando su nuevo dueño, Radulphe de Saint-Clar, lo construiría de nuevo ampliándolo notablemente.

Una tarde, la esposa de Sain-Clare, Teresa, fue sorprendida por este en una actitud poco decorosa con otro hombre. Sain-Clare encolerizó y decidió encerrar a la promiscua mujer en una habitación situada en lo más alto de la Torre Norte. Allí quedaría encerrada durante 15 años, hasta que finalmente murió. Una vez fallecida, el esposo de Teresa se negaría a darle una sepultura digna, así que tapió la puerta y la dejó encerrada en el mismo lugar en el que falleció.

Cuentan que a partir de ese momento, la mujer se pasea por el castillo vestida de blanco buscando quizá a su amante (también ejecutado).

El castillo pasaría durante el resto de siglos de mano en mano, hasta que finalmente la familia de propietarios actual realizaría una gran restauración en todo el edificio.

Podemos disfrutar de una construcción realmente elegante, con un interior en el que destaca la escalera de caracol, una sala principal decorada íntegramente con tapices del taller de Aubusson, las vigas de estilo francés o un mobiliario, herencia de antiguos moradores de hace siglos y siglos.

Otro de los grandes tesoros de este palacio es la conocida “habitación mitológica”. Esta estancia cuenta con una decoración a modo de “Grisailles” cuyas escenas eran tomadas directamente de la mitología griega. Fueron realizadas entre 1650 y 1671 y su estado de conservación es realmente bueno.

Sin lugar a dudas un precioso palacio, muy recomendable tanto para los amantes del arte y los edificios palaciegos como para los aficionados a las historias trágicas y fantasmas.

Otros castillos de Francia:

Y aquí, una lista de artículos con los castillos que se pueden visitar:

Foto vía: Lepetit-manoir

 

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top