El puente de Alejandro III, a través del Sena

Puente de Alejandro III y Galeria Nacional

El puente de Alejandro III une la explanada de Les Invalides con el Grand Palais y el Petit Palais. Se trata del puente más largo de la ciudad y supo reflejar en la Exposición universal de París la grandeza de la capital de Francia. Además, fue testigo privilegiado de las celebraciones por la alianza franco-rusa de finales del siglo XIX.

Su belleza es sin duda un rasgo infaltable en el rostro de la ciudad luz.

Debido a la densidad en la circulación parisiense, en 1896 se tomó la decisión de construir un puente que reemplazara el puente colgante metálico que hasta entonces unía ambas orillas del Sena. Sirvió también a los objetivos del proyecto de la Exposición universal de París, que buscaba mostrar a la ciudad en su mayor esplendor. En octubre del mismo año, en presencia del presidente Félix Faure, el Zar Nicolás de Rusia, colocó el primer ladrillo del monumento que fue dedicado al Zar Alejandro III de Rusia, con quien el presidente Marie François Sadi Carnot había forjado una alianza.

Sin embargo, la construcción comenzó recién en 1897, y su inauguración aconteció en 1900, a cargo de Émile Loubet, junto con la apertura de la Exposición Universal. Se trata de una de las primeras estructuras prefabricadas del mundo. Sus partes fueron forjadas en Le Creusot y llevadas luego a París, en donde una grúa las ubicó sobre el río. Las órdenes para la edificación indicaban que el puente no debía afectar la vista hacia Les Invalides y los Campos Elíseos, que su ancho debía ser proporcional al de la Avenida Winston Churchill, y que el número de arcos no entorpeciera la navegación del río.

Finalmente, el puente de Alejandro III se convirtió en un exponente de la arquitectura francesa de finales del XIX, y en símbolo de la Belle Époque. Su abundante decoración incluye guirnaldas de conchas y de flora marina bajo la cornisa, y estatuas de “las Ninfas del Sena” y de “las Ninfas de Néva”, en alusión a Francia y a Rusia. Treinta y dos candelabros de bronce distribuidos sobre las barandillas iluminan la construcción, y dos columnas cuadradas de 17 metros, situadas en ambas orillas, sostienen Pegasos de bronce dorado que se encuentran sobre sus patas traseras.

OTROS PUENTES SOBRE EL SENA QUE MERECEN SER VISITADOS…

Foto Vía: parisciudaddelaluz

Tags: ,

Imprimir



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top