Los lagos de Aquitania, de norte a sur

lagos de Aquitania

El lago de Biscarrose

Aquitania es la región de Francia ubicada en su extremo suroccidental, con costas que dan al mar Cantábrico y separada de España por el cordón de los Pirineos. Es conocida como “el país del vino”, nombre que dio a su marca de calidad en materia de productos vinícolas.

Además de sus encantadoras ciudades, entre las que destaca Burdeos –emblemática de la producción vitivinícola– Aquitania es también una tierra salpicada por magníficos lagos, todos ellos rodeados de la belleza natural de la región y constantemente visitados por turistas y habitantes locales, que se entregan al deporte y a la recreación.

A continuación, os ofrecemos una breve reseña de cada uno de los principales lagos, comenzando por el más septentrional, que es también el mayor de toda Francia: el lago de Carcans-Hourtin-Maubuisson.

– El lago de Carcans-Hourtin-Maubuisson se encuentra al noroeste de Burdeos, y es accesible desde allí por carretera (una hora de viaje, aproximadamente). Con sus 6000 hectáreas de superficie, es prácticamente un mar interior.

– A continuación, descendiendo a través de las aguas de la laguna de Cousseau, se llega al lago de Lacanau. Es un paraíso para los deportistas, ya que se practican actividades que van desde el esquí náutico y la vela, hasta el golf y el ciclismo.

– Siguiendo hacia el sur, tras la bahía de Arcachon, se encuentra el lago de Cazaux-Sanguinet. En el lecho de este espejo de agua fueron hallados restos de asentamientos datados en la edad de hierro y otros de origen galorromano. El museo de Sanguinet exhibe las piezas descubiertas, y presenta los estudios de expertos iniciados en 1977.

– Un poco más al sur, el lago de Biscarrosse es otro de los santuarios dedicados a los deportes, especialmente a los náuticos. En 1954, un yacimiento de petróleo salió a la luz, y desde entonces se explota allí este recurso.

– La laguna de Aureilhan es un sitio con historia. En las cercanías se encuentra la residencia del duque de Westminster, en donde Winston Churchill y Charles Chaplin veraneaban. El primero de ellos disfrutaba de pintar en Aureilhan.

Para explorar la región de una forma tradicional, nada mejor que abordar una galupe. Se trata de un tipo de barca con fondo plano que puede tomarse en la laguna de León, y con ella descender a través del riachuelo de Huchet hasta las aguas del Atlántico, pasando por el bosque galería que bordea las orillas en esa zona.

Foto Vía: Tourisme Aquitane

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top