Visita a la cueva de Mas d´Azil

Mas d Azil

Mas-d´Azil es el nombre que recibe uno de los yacimientos prehistóricos más célebres, en el ámbito científico, de toda Europa.  Una cueva de grandes dimensiones excavada por el propio río Arize (Pirineos de Ariège, Francia) que ha sido ocupada a lo largo de millones de años por diversas civilizaciones y animales.

Su importancia, o más bien la importancia de los restos encontrados en ella, se hace evidente al saber que incluso ha llegado a dar nombre a una cultura prehistórica, la Aziliense, situada en el Epipaleolítico (hace 12.000 años entre el Magdaleniense y el Mesolítico).

Cabe destacar que la cueva es un túnel natural de unas dimensiones enormes, que han permitido la construcción de una carretera que la cruza, siendo así una de las pocas cuevas de Europa que pueden ser atravesadas en coche. Precisamente la construcción de esta carretera fue el detonante de los descubrimientos arqueológicos del yacimiento.

Entre los restos encontrados, los cuales están recogidos en el Museo de la Prehistoria de la ciudad de Mas d´Azil, destacan numerosos huesos de animales de tamaños significativos como mamuts, osos o incluso rinocerontes lanudos.

Además de estos huesos y restos de animales, se han encontrado numerosos objetos pertenecientes a otras culturas prehistóricas,  una de las más preciadas es el Faon aux oiseaux (cervatillo de los pájaros) un bello propulsor Magdaleniense.

Es posible realizar una visita guiada por sus enormes galerías y salas en el lado derecho del río. Un recorrido lleno de magia en el que podremos descubrir zonas preparadas para representar escenas como el típico hogar magdaleniense.

Pero no sólo encontramos restos prehistóricos en ella. Cabe destacar que este lugar fue usado por los cristianos en el siglo II, los cuales perseguidos establecieron en esta cueva un lugar de oración. Además, Mas d´Azil también sirvió como refugio a los cátaros y más tarde a los protestantes.

En resumen, una interesante visita si estamos alojados cerca del cantón de Mas d´Azil que nos dejará sin duda alguna un buen sabor de boca.

Foto vía: france-voyage.com

Tags: ,

Imprimir



1 comentario

  1. Marta Marín dice:

    Hemos visitado la cueva con mis dos hijas, de nueve y cuatro años respectivamente. El lugar es impresionante, pero no es adecuado para niños muy pequeños ya que hay muchas escaleras y la visita dura una hora.
    A eso hay que añadirle que la guía fue maleducada y muy estúpida con los visitantes españoles. Pese a conocer el idioma no se dignó a hacer ninguna explicación en castellano, aún a pesar de que en el grupo habían 9 personas españolas, la mitad más o menos.
    Pasamos un mal rato con la niña pequeña en un tramo oscuro y angosto, la guía nos trató con muy poca educación en ese momento.
    Así mismo, no se nos avisó de que en algunas áreas la temperatura era muy baja.
    En resumen, una mala experiencia.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top